De discrepancias y lealtades – Las razones de los renunciantes
Revista Proceso|September 27, 2020
De discrepancias y lealtades – Las razones de los renunciantes
Proclive a exaltar sus logros, al presidente Andrés Manuel López Obrador no le gustan las discrepancias internas, menos aún las renuncias, que ya abundan en sus primeros dos años de gestión. Cada que habla de una dimisión la acompaña de un reclamo a quienes se van “por falta de vigor y compromiso en su encargo público” o les pide una “lealtad ciega”. Pero Jaime Cárdenas Gracia, quien estuvo sólo tres meses al frente del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, le respondió que precisamente porque él no era ciego ante la corrupción, decidió dejar el cargo.
Por Álvaro Delgado

Cárdenas. No a la “lealtad ciega”

No ha cumplido aún dos años de gobierno, un tercio del sexenio, y el presidente Andrés Manuel López Obrador ya ha sufrido la baja de los titulares de las secretarías y entidades estratégicas en finanzas, salud, comunicaciones, medio ambiente y, próximamente, seguridad, casi todas con renuncias estruendosas contra la concepción e instrumentación de las políticas públicas que él personalmente define.

Una de las más recientes es la del exconsejero electoral Jaime Cárdenas Gracia al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, organismo creado por el gobierno de López Obrador para administrar y vender bienes decomisados y que, según el exfuncionario, está infectado por la corrupción, el mal que prometió extirpar el presidente de la República.

Además de estar en desacuerdo con la “lealtad ciega” al proyecto de Cuarta Transformación que López Obrador exige, Cárdenas Gracia aseguró que la corrupción anida en la institución que efímeramente encabezó, por el robo de piedras preciosas, subastas arregladas y favoritismo a empresas, por lo que formalmente la denunció ante la Fiscalía General de la República, cuya fiscal anticorrupción, María de la Luz Mijangos Borja, es su esposa.

Cárdenas duró poco más de tres meses en el cargo, prácticamente la mitad de los casi seis meses que fue director del IMSS Germán Martínez Cázares, primer miembro del gabinete legal y ampliado que renunció, el 21 de mayo de 2019, por desacuerdos con el criterio presidencial de austeridad.

“El presidente del gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo’”, reprochó Martínez en su carta de renuncia.

A uno y a otro, López Obrador les reclamó su falta de vigor y compromiso en su encargo público, algo semejante al “estrés” que atribuyó a Víctor Toledo para renunciar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tras difundirse, en agosto, un audio en el que afirmó que la Cuarta Transformación “como tal, como un conjunto claro y acabado de objetivos, no existe”.

La agenda ambientalista, aseguró, no es prioritaria para López Obrador: “este gobierno es un gobierno de contradicciones brutal y esta visión que aquí la compartimos todos nosotros no está para nada en el resto del gabinete y me temo que tampoco está en la cabeza del presidente, hay que decirlo”.

La crítica de Toledo al proyecto del gobierno, cuyas luchas palaciegas también describió a detalle en el audio, López Obrador las tomó como normales en el proceso de transformación y de libertad que existe en su equipo, pero recordó que él, como presidente de la República, es quien al final toma las decisiones, porque es el responsable ante la nación.

“En el gabinete nuestro hay libertad y hay discrepancias, y no hay pensamiento único. Se da la libertad para que todos opinen; desde luego yo soy el responsable del resultado final, yo soy el que al final decido, y no son, en este caso –porque ante la nación yo soy el presidente, yo soy el responsable–, no son los secretarios los responsables de decisiones.”

Urzúa: Renuncia beligerante

“Conflictos de interés”

La renuncia de Cárdenas al organismo que sustituyó al opaco Servicio de Administración y Enajenación de Bienes, creado en el gobierno de Vicente Fox, en 2003, puso de relieve, otra vez, el estilo personal de gobernar de López Obrador, sobre todo en los potenciales conflictos de interés y la austeridad.

La inminente renuncia de Alfonso Durazo a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para ser candidato a gobernador de Sonora perfila, también, una recomposición en el gabinete legal, que se inició, el 25 de mayo de 2019, con la renuncia de Josefa González Blanco Ortiz Mena.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

September 27, 2020