Ante el alud de cuerpos, morgues ambulantes en Nueva York

Revista Proceso|April 05, 2020

Ante el alud de cuerpos, morgues ambulantes en Nueva York
La ciudad de Nueva York desplazó 45 morgues móviles por la gran cantidad de decesos que ha causado el covid-19 y que hace trabajar las 24 horas los crematorios locales. La situación es tan crítica, que en un hospital de Brooklyn el anfiteatro se llenó el martes pasado y un día después, el personal de enfermería se quedó sin bolsas para cadáveres.
ALAN FEUER Y ANDREA SALCEDO

NUEVA YORK.- A medida que la epidemia de coronavirus entra en su segundo mes, las víctimas en Nueva York están comenzando a saturar severamente la capacidad de la ciudad para acomodar a sus muertos. Con más de mil fallecimientos hasta ahora y miles más en ciernes, los funcionarios de la ciudad están trabajando a destajo para paliar la emergencia.

En los últimos días la Oficina del Médico Forense (OMF) de la ciudad se hizo cargo de la recolección de cuerpos, enviando la flota de nuevos remolques refrigerados a los hospitales en los cinco distritos, algunas de cuyas morgues ya se han llenado. Las funerarias están siendo respaldadas. Y, con menos personal, cementerios y crematorios luchan para enfrentar la demanda.

“Toma más tiempo liberar los cuerpos y transferirlos”, dice Patrick J. Kearns, director de funerarias de cuarta generación que opera tres locales en Queens y uno en Long Island. “Cuando abrumas el sistema de salud, también abrumas el sistema de la muerte”.

Hasta ahora, dicen las autoridades, el sistema de larga data para recoger y deshacerse de los cuerpos en Nueva York no se ha roto por completo; la ciudad no corre el riesgo inmediato de una crisis de salud secundaria con cadáveres apilados en iglesias o tumbados en las calles, como ha sido el caso en algunas ciudades italianas.

Pero en cada paso del proceso, desde hospitales hasta funerarias y morgues administrados por la ciudad, las personas sienten la tensión del fuerte aumento de muertes y reconocen que es sólo un preludio de la inundación que seguramente vendrá.

En un día promedio, 158 personas mueren en Nueva York por cualquier causa imaginable. Pero con al menos ese número de fallecimientos diarios sólo por el coronavirus, y con predicciones nefastas de que hasta 16 mil personas podrían perecer, el método habitual de las funerarias que recogen cuerpos de hospitales y trabajan con familias para enterrarlos o cremarlos está siendo puesto a prueba.

Nueva York. Abrumado, el sistema de la muerte

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

April 05, 2020