Arctic Monkeys empieza de nuevo
Rolling Stone - México|Junio 2018
Arctic Monkeys empieza de nuevo

Después de un álbum exitoso, Alex Turner decide deshacerse de los ‘riffs’ de guitarra, escuchar jazz y escribir una obra de ciencia ficción.

Por Jonah Weiner

El primer álbum de Arctic Monkeys en cinco años es exuberante y claustrofóbico al mismo tiempo –trae a la mente a un hombre que se volvió un poco loco en un cuarto pequeño de una linda casa en una colina, construyendo un mundo de fantasía en su cabeza y poniendo sus visiones en el piano. Lo cual, al escuchar a Alex Turner contarlo, es más o menos exactamente como Tranquility Base Hotel & Casino nació.

Turner empezó a escribir el nuevo álbum en su casa en 2016, sentado en un piano Steinway Vertegrand que su mánager le compró como regalo de cumpleaños. Turner, quien por mucho tiempo admiró los cambios estilísticos de John Lennon y David Bowie, quería hacer algo que no sonara para nada como el último disco de Arctic Monkeys –el certificado como platino AM, lleno de serpenteantes riffs de guitarra y ritmos intensos. Como nunca antes había escrito canciones en piano, pensó que el Vertegrand tal vez le sacudiría un nuevo sonido, y tenía razón: “Los lugares del piano en los que mis dedos caían naturalmente” dieron lugar a, explica, progresiones y “giros jazz” que “sugerían esta idea de un carácter lounge, el cual nunca se me habría ocurrido si hubiera estado tocando una guitarra”. Otras influencias incluyen Histoire de Melody Nelson de Serge Gainsbourg y la partitura jazz que François de Roubaix compuso para el clásico post gángster de 1967, Le Samouraï, de Jean-Pierre Melville.

EN TECLAS Tranquility Base Hotel & Casino fue compuesto en un piano vertical Vertegrand.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 2018