PHILIPPE STARCK, AL SERVICIO DE LA EVOLUCIÓN

Robb Report México|June 2020

PHILIPPE STARCK, AL SERVICIO DE LA EVOLUCIÓN
Desde un exprimidor hasta una silla creada con inteligencia artificial o un hotel de lujo, el ingenio del arquitecto francés no conoce límites, incluso, establece las bases que guiarán el futuro inmediato del diseño industrial.
EDUARDO OLIVAR MOCTEZUMA

Es muy expresivo. Al hablar, lanza decenas de frases contundentes y fascinantes apreciaciones de cada detalle a su alrededor. Enseguida, se dirige a mí y, antes de saludar, muestra su primer gesto cálido: “¿Te has fijado que tenemos elementos mexicanos en esta habitación?”. Se refiere, específicamen te, a dos equipales que mandó traer del estado de Jalisco. “Sí, son originales. Yo los elegí. Soy un apasionado del diseño mexicano y creo que debo volver a tu país; tiene tanto color, tanta cultura y tanta gente maravillosa”.

El reloj marca las ocho de la mañana cuando suena el timbre de la habitación. Monsieur Starck llega ataviado con sudadera gris, saco negro y pantalones color verde limón, deslavados, excepcionales. Preciso a la hora de la entrevista, entra acompañado de su adorable e inseparable esposa Jasmine. Les rodea un aire de complicidad, como el de una pareja de recién enamorados que ejecuta una travesura conjunta. Platican y señalan detalles de la decoración que él mismo conceptualizó en este escenario que nos recibe y abraza, el magnífico hotel Brach. Está ubicado nada menos que en el distrito XVI de París, una de las zonas más exclusivas de la ciudad, con una vista privilegiada de 360 grados.


A.I., la silla que Starck diseñó con la firma Kartell utilizando inteligencia artificial.

Resulta evidente que Philippe Starck se muestra satisfecho de su propia obra. Como arquitecto y diseñador industrial, ha recibido la distinción de Caballero de la Legión de Honor, el Red Dot Design Award y el Compasso d’Oro. Son cientos las ideas y emociones que se gestan en su mirada hacia cada rincón del entorno. Mucho tiene que decir, a pesar de que se afirma que le molesta hablar con la prensa. Señala con el dedo índice la Torre Eiffel y enlista las maravillas que ha recibido de París, de Formentera −donde tiene una de sus residencias, que recién puso a la venta− y de México. Para iniciar la charla, me invita a sentarme en los equipales de piel que tanto le gustan. Estoy consciente de que ésta no será una conversación cualquiera.

Frente a alguien con tanta experiencia, es inevitable una pregunta: ¿de dónde proviene toda esa creatividad?

Curiosamente, de ninguna parte. En la medida en la que me encuentre en completo aislamiento comienzo a generar más ideas. Mi esposa y yo vivimos en las afueras de la ciudad, alejados de las fiestas, las cenas, las conversaciones. No veo televisión ni voy al cine o al teatro; tampoco leo el periódico. No obtengo información alguna del exterior. La inspiración proviene, afortunadamente, de un trastorno mental: tengo síndrome de Asperger, lo cual me permite crear sin límites. La única actividad que sé hacer bien y que me apasiona es crear. No tengo ningún vínculo con la realidad y me gusta. Dentro de mi propia burbuja alcanzo un alto nivel de concentración para imaginar cientos de cosas en territorios extremadamente opuestos. Me considero una máquina creativa inagotable que a su alrededor tiene todo el resto organizado para que funcione, correctamente, durante 14 horas al día, diariamente, para siempre.

¿Qué te conecta con la realidad?

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

June 2020