El Lado Oscuro
Marie Claire España|Diciembre 2018
El Lado Oscuro

Crecio Con Jackie Onassis, Se Formo Con Yves Saint Laurent, Represento A Tony Viramontes Y Trabajo Para Valentino. En 'Wildchilds', Su Primera Novela, Eugenia MeliÁN Se Engancha Al #Metoo Y Escribe Sobre Las Sombras Del Mundo De La Moda.

Chicho Gavela

Eugenia Melián es una española de todas partes. Nació en Filipinas y creció entre Sotogrande y Reino Unido, se hizo adulta en París, trabajó en Milán y reside en California. Vivió los años más importantes del mundo de la moda. Los títulos internacionales y los desfiles eran los ingredientes principales de un delicioso pastel que se repartía entre muy pocos. Detrás de las luces reinaban las sombras. Eugenia acababa de publicar un libro en el que, a través de la ficción, habla de sus experiencias. Es una novela descarnada y triste. Cualquiera que lo lea saborea lo bueno y lo malo de un negocio que mueve billones y que, a pesar de estar en el ojo público, esconde muchas cosas.

Te conozco perfectamente, pero nuestros lectores no saben quién eres.

Nací en Filipinas. Mi padre era español nacido y criado en Manila. Mi madre era americana y se trasladó a Manila por trabajo. En 1962, con dos años, nos mudamos a Andalucía. Mi padre vino con capital familiar para buscar los terrenos de lo que luego fue Sotogrande. Vivimos en el Marbella Club y mis padres se hicieron amigos de Alfonso de Hohenlohe, el fundador del hotel, que de mis padres. Tengo recuerdos maravillo atraer a los futuros inversores. El paisajista Russell Page, el fotógrafo Slim Aarons –un gran amigo de mi madre–, el decorador Jaime Parladé, mi tío, el pintor Fernando Zóbel, María Callas, Jackie Onassis, Emanuel Ungaro, todos ellos –y muchos más– eran invitados nuestros. Me enseñó muchísimo. Adquirí herramientas y una capacidad de visión que me vinieron muy bien para mi vida profesional. Cuando más tarde fui agente, todo esto que viví durante mi niñez y adolescencia hizo que entendiese el porqué de la lucha de un artista por defender su visión por encima de compromisos comerciales. Un artista con talento siempre tiene que imponer su visión. Cuando cumplí los doce, me mandaron con mis hermanas a un internado en Inglaterra. Fui muy feliz allí. Recuerdo que me encantaba escribir y dibujar. Siempre he sentido pasión por la literatura. Las niñas inglesas se reían de mí porque estaba obsesionada por escribir inglés mejor que ellas. Hice muchas y muy buenas amigas, entre ellas Lucinda Chambers, quien más tarde se hizo directora de moda.

Cuando cumpliste 18 años trabajaste con Yves Saint Laurent. ¿Qué pasó entonces?

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Diciembre 2018