Marilyn Monroe
Mía.|Issue No 1.764
Marilyn Monroe
Esta leyenda del cine e icono de belleza sigue inspirando y suscitando teorías tanto sobre su vida como sobre su fallecimiento. Más allá de la estrella del celuloide, se escondía un alma atormentada.
ROCÍO PONCE

¿Se puede ser uno de los iconos del cine más reconocidos del mundo y, a la vez, uno de los seres más frágiles e inseguros? Por contradictorio que parezca, sí. Y el ejemplo perfecto es el de Norma Jeane Baker, conocida como Marilyn Monroe. Su apariencia es una de las más deseadas en la historia del celuloide y ha traspasado las fronteras del séptimo arte para convertirse en todo un reclamo publicitario para muchos y muchas que ni siquiera han visto algunas de sus películas. Su complicada infancia y adolescencia –con abandonos familiares, múltiples casas de acogida y hasta abusos sexuales– acabó siendo eclipsada, pero no olvidada ni superada, por las luces y flashes de Hollywood, que se rindieron al encanto de esta joven que aterrizó, primero, como modelo. Fichada gracias a unas fotografías que le hicieron en la fábrica de municionesen la que trabajaba, consiguió un contrato con la 20th Century Fox y, desde finales de los 40, fue introduciéndose con papeles pequeños, para acabar siendo la protagonista y la estrella suprema.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Issue No 1.764