Megan Rapinoe 15
Esquire Latinoamérica|Septiembre 2019
Megan Rapinoe 15
"En Nuestra Mirada Está Escrito Que No Nos Rendiremos Nunca"
Marta Torres Y Pablo Scarpellini

CUANDO 59 MIL

personas en el Groupama Stadium de Lyon corean el lema de tu lucha: “Equal Play, Equal Pay!” (‘mismo juego, mismo sueldo’) para celebrar tu gol, algo le debe cambiar a uno por dentro. Todavía resuenan los ecos emocionantes de este partido de final de futbol femenino del 7 de julio entre las selecciones de Estados Unidos y Holanda cuando conseguimos entrevistar a la capitana del equipo de las barras y las estrellas, que, además, recibió el Balón y la Bota de Oro a la mejor futbolista del mundo.

ESQUIRE: Todos secundan y apoyan tu lucha. Eso renueva energías, ¿verdad?

MEGAN RAPINOE: Sí, sienta increíblemente bien. ¡Teníamos el mundo a nuestros pies!

ESQ: Y si además abuchean al presidente de la FIFA, a quien criticaste unos días antes por no practicar las mismas reglas en el torneo masculino que en el femenino, ¿te sientes todavía mejor?

MR: Sí. Considero que ya hemos superado algunos debates como el de: “¿Lo merecemos?”, y el de: “¿Deberíamos cobrar el mismo sueldo?”. Todo el mundo, los aficionados y los jugadores están de acuerdo en esto. Ahora deberíamos empezar con otras batallas. ¿Cómo apoyamos a las federaciones de mujeres y sus programas alrededor del mundo?, ¿qué puede hacer la FIFA por esto?, ¿cómo podemos sostener las ligas femeninas en todo el mundo? La cuestión es que todas las futbolistas en este mundial hemos ofrecido el más increíble espectáculo que nunca podríamos soñar. El mejor campeonato que jamás hubo. No podemos hacer nada mejor para impresionar más, ser mejores embajadoras, estar más comprometidas, jugar mejor… Es el momento de avanzar en la conversación al siguiente nivel.

Quizás a estas alturas de la entrevista uno se ha olvidado de que quien habla es una futbolista profesional y no la speaker de un partido político o la embajadora de un movimiento social. Megan Rapinoe parece estar marcando la agenda de la lucha femenina por la igualdad en el futbol a niveles de política nacional… o mundial. ¿De dónde le viene la fuerza a esta mujer que hace semanas nadie conocía y que ve hoy cómo se imprimen camisetas en todo el orbe con su gesto de celebración futbolero?

EL ‘RAPINOE STYLE’

Megan Rapinoe (Redding, California, 1984) se tiñó el pelo de rosa justo el día antes de ir al mundial, el cuarto ganado por Estados Unidos (antes, en 1991, 1999 y 2015), que va a traer cola. De momento seguimos con el pelo. Se lo pintó de rosa en contra de la opinión de su novia, Sue Bird, jugadora de basquetbol del Seattle Storm. Ella y Megan forman la sports power couple estadounidense. Sue no quería. Prefería que siguiese de güera. Sabía que iba a estar en el objetivo de todos. Quería que quedaran fotos bonitas del recuerdo de la copa del mundo, determinante para Megan y el balompié femenino de su país. Pero, Megan dijo: “Nope”. Y fue de rosa. Hace siempre lo que quiere. Así es el Rapinoe Style. En los próximos días habrá más de este estilo debido a su sonado choque con Trump. Todo empezó por una simple pregunta de la revista Eight by Eight: “¿Estás emocionada por ir a la Casa Blanca?”, se le planteó en referencia a la posibilidad de ganar días antes de la victoria. “No voy a ir a la puta Casa Blanca”, e incendió las redes sociales. Tanto que todavía no se han apagado los rescoldos. A Trump le faltó tiempo para responder en Twitter, su altavoz favorito para comunicarse con los votantes: “Megan debería GANAR antes de HABLAR”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre 2019