Luces, cámara, ¡salud!
Esquire Latinoamérica|Octubre 2020
Luces, cámara, ¡salud!
El protagonismo de las bebidas y los cocteles en el mundo del cine.
Por Ikerne Mestre

DESDE LOS INICIOS DEL CINE hemos visto bebiendo a miles de protagonistas en escena. Desde 1916, cuando Charlie Chaplin se tambaleó en la obra maestra One A.M., el alcohol (y sus efectos secundarios) brillan en la pantalla grande. Más que un simple prop, existen bebidas convertidas en personajes por sí mismas, o por lo menos, resultan tan emblemáticas como los filmes clásicos. De hecho, cierta investigación de la Universidad de Dartmouth encontró que el 80% de las películas presentan algún tipo de consumo de alcohol. En su aparición, las sustancias pueden ser una puerta de entrada a la autodestrucción y la tragedia, o al estímulo y la comedia, además de ser una oportunidad estupenda de product placement. Cualquiera que sea el caso, una revisión del séptimo arte refuerza la relación inherente entre alcohol y nuestra especie.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2020