Call me by your train
Esquire Latinoamérica|Agosto 2020
Call me by your train
A André Aciman le acusan de “ordeñar” el romance gay más luminoso del siglo con una nueva novela que, en realidad, nació como tantas grandes historias: charlando con una extraña en un tren.
Por Gonzalo Cordero

UNA PINTURA DE MONET de una villa en la campiña italiana, impresa en un calendario cualquiera, inspiró a André Aciman para escribir en apenas tres meses Call Me by Your Name, la historia que –Luca Guadagnino, James Ivory y Timothée Chalamet mediante– se ha instalado en el imaginario colectivo como la esencia pura del romanticismo gay. Una larga década después, el escritor estadounidense de origen sefardí resucita a Elio y Oliver en Encuéntrame, aunque se hacen esperar: en el primer tercio del libro ni los nombra, y en su lugar presenta un fabuloso idilio (hetero), más utópico y sublime… si cabe.

ESQUIRE: ¿TU PROPÓSITO ERA AVISAR AL PÚBLICO GAY QUE NO ERES SU ESCLAVO? ¿UN “ESPERA TU TURNO”?

ANDRÉ ACIMAN: ¡Quién sabe cuál es la verdadera intención de un escritor! Lo podría justificar en retrospectiva, pero la realidad es que intenté retomar esa historia muchas veces y todo me parecía falso y repetitivo. “Te echo de menos” una y otra vez. Así que lo dejé. Hasta que un día iba en tren camino de Bogliasco, en Italia, y se subió una chica bellísima con una actitud muy despreocupada. Empezamos a hablar, me contó que su padre estaba muy enfermo, le llevaba un pastel…

ESQ: ESA ES LA PRIMERA ESCENA DE ENCUÉNTRAME.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Agosto 2020