Talentos de Cine

ELLE España|Febrero 2017

Talentos de Cine
Coincidiendo con la entrega de los premios Goya 2017, ELLE celebra su particular fiesta y une por primera vez en un reportaje a nuestras grandes estrellas. A esos actores que consiguen que el mundo siga girando con la magia de contar historias. Polifacéticos, geniales y capaces de darlo todo para que la ficción brille, suvida es puro arte. Luces y cámaras: comienza la acción.
Julieta Martialay

VIOLETA RODRÍGUEZ Y ARIADNA GIL

La gran familia

En el físico de Violeta confluyen los rasgos de su madre, Ariadna Gil, y los de su padre, David Trueba. Con ese ADN era impensable dedicarse a otra cosa. «Crecí viendo la profesión de mi familia. Tuve fases en las que dije: “Quiero ser abogada”. Hasta que comprendí que deseaba actuar haciendo de abogada», explica. Aunque su carrera está empezando (la veremos en la tragicomedia ‘Los del túnel’, que se estrena el 20 de enero), tiene claro qué le gusta: «Los rodajes. Se crea en ellos una energía que no existe en ningún otro lado». La trayectoria de su madre es ya un crisol de roles. «Cuando comencé, todo era un regalo. Y más, vivir en el cine experiencias que aún no me tocaban en la vida», señala Ariadna en referencia a su debut, a los 17 años. Defne su profesión como «un constante cambio de marcha: estás sin parar o no tienes nada. Pero eso te mantiene alerta». Candidata en seis ocasiones y Goya por ‘Belle Époque’ (1992), si echa la vista atrás, reconoce el valor de la experiencia. «Ayuda a relativizar. Me gusta mi trabajo, pero podría vivir sin él. Me importa más la gente que quiero». Su próximo desafío es el drama bélico ‘Zona hostil’ (10 de marzo).

JAVIER GUTIÉRREZ, JOSÉ CORONADO Y ROBERTO ÁLAMO

Los lobos de Washington

El Goya a Mejor Actor por ‘La isla mínima’ (2014) dio a Javier Gutiérrez otra dimensión: la de protagonista e intérprete pluriempleado. Este año la candidatura le llega como Actor de Reparto por su papel en ‘El olivo’, algo que vive, dice, «con tranquilidad y vértigo. Este es un oficio de dientes de sierra: hoy arriba, mañana abajo». Su método de trabajo es toda una filosofía: «Para ser bueno en esto es mejor ser buena persona. Como en la vida». ¿Su talón de Aquiles? La superstición. «No sabes lo enfermo que puedo llegar a parecer. Sufro trastorno obsesivo compulsivo. ¡Me paso el día tocando madera!», confiesa. Pero la racha sigue de su lado; lo próximo será un perdedor en el ‘thriller’ titulado ‘Plan de fuga’ (28 de abril). En cambio, para José Coronado, el rey de los roles perversos, ha llegado el tiempo de la comedia gracias a ‘Es por tu bien’ (24 de febrero), donde interpreta a un padre ‘facha’ dispuesto a boicotear al ligue de su hija. «Por fin me he atrevido», admite humilde. A este actor de largo recorrido, tres veces aspirante y con un Goya por ‘No habrá paz para los malvados’ (2011), rebobinar hasta el ayer le provoca añoranza: «Pero es una nostalgia feliz de ver que aquel aspirante a actor que estaba muy verde se ha convertido en un intérprete más o menos solvente, con las piernas más fuertes y menos nervios, que se sigue enamorando de cada trabajo». En cuanto a los objetivos, no lo duda: «Que la gente con la que me gasto los cuartos me respete y me tenga cariño». Uno de sus compañeros en ‘Es por tu bien’ es otro grande, Roberto Álamo, devoto del cine en blanco y negro y nominado como Mejor Actor por su poli de ‘Que Dios nos perdone’. «Siempre he confiado en que se verá lo que llevo dentro. El trabajo llega con serenidad», asegura. Animal de escena, su vocación lo es todo. «Si no hubiera sido actor, mi vida no habría tenido buen final. Estudiar teatro me hizo conocerme y quererme. Me ayudó a abrirme. Me salvó».

ROSSY DE PALMA

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero 2017