¿Hemos matado a Cúpido?

Women's Health en Español|Junio - 2020

¿Hemos matado a Cúpido?
Swipe. Match. Chat. Adiós… El dating en línea ha transformado la forma en que encontramos el amor. Pero mientras nuevas investigaciones sugieren que éste ha afectado nuestra capacidad de ligar, una redactora (soltera) descubre que el asunto es más complicado, en todos los sentidos.
Por Roisin Dervish-O'Kane

Hola, ¿cómo estás? Es una frase muy simple, hasta que tienes que usarla. Son las 21:30 horas de un sábado por la noche cuando me encuentro codo a codo con un hombre de espalda ancha y una vibra estilo Fassbender en la barra del bar (estoy aquí para celebrar el cumpleaños de mi amiga). Voltea a verme. Así que hago lo que cualquier millennial introvertida que se respete haría: saco mi teléfono. Cuando levanto la mirada de Tinder, él se ha ido y me quedo con un asqueroso piropo de parte de Adam, el “emprendedor” a quien accidentalmente acabo de dar Super Like. Pago por mi vodka con refresco y me lo termino en tres tragos.

Así es el mundo del dating en 2020. Una era en la que las dick pics son las nuevas cartas de amor, una palomita azul tiene el poder de enviarte a través de una espiral de vergüenza y cada vez que te aferras a una conexión genuina, un ping te recuerda que podría haber alguien mejor a unos swipes. Es un mundo al que me lancé con la emoción de un niño pequeño cuando ve una alberca después de que mi relación terminó.

Cuando se trata de amor, soy una optimista. Pero año y medio en la línea de fuego del dating actual puede hacer mella en las perspectivas, y esto no se refiere sólo a las fotos no solicitadas de genitales.

Hay un aspecto de este asunto que me preocupa especialmente: investigaciones de la app de citas Happn encontraron que un tercio de los participantes (según sus propias confesiones) no saben flirtear. Y si mis recientes encuentros en los bares son una indicación, debo decir que no me sorprende y que no soy la excepción a la regla.

Flirtear. Coquetear. La habilidad de comunicarle a otra persona que me gusta debería ser una de las herramientas básicas a mi disposición. Si esas herramientas se han oxidado justo cuando tengo más confianza en mi mente y mi cuerpo que nunca, quiero saber por qué. ¿Es el mundo digital lo que ha matado al dating como lo conocíamos? ¿Son nuestros dedos en el celular lo que mató a Cupido?

ERROR DE SERVIDOR

En busca de respuestas, llamé a la Dra. Helen Fisher, antropóloga y bióloga, quien condujo el primer estudio de resonancia magnética que analizó a amantes con el objetivo de descifrar qué es lo que sucede en el cerebro cuando nos enamoramos. “El sistema cerebral para el amor romántico se encuentra muy debajo de la corteza y las regiones relacionadas con las emociones; emana de la base del cerebro en regiones dedicadas a la motivación, el deseo y la obsesión”, asegura. “Está cerca de las áreas que estimulan el hambre y la sed y, al igual que éstas, se trata de un mecanismo de supervivencia. El amor romántico te permite concentrar tu energía en una persona y reproducirte. Es un proceso primitivo que no ha cambiado”. Ella asegura que la búsqueda de amor en nuestros cerebros no puede morir. “Las apps de citas no están cambiando el mecanismo. Son una forma nueva de hacer lo mismo que antes”.

Termino nuestra conversación tranquila porque lascitas digitales no han arruinado por completo mi capacidad de conectarme románticamente con otros. Pero las cosas sí han cambiado. La última vez que había sido soltera fue en 2009 y que me coquetearan equivalía a que me pidieran mi PIN de Blackberry en un antro. El panorama social de las citas está moviéndose, y nuestro comportamiento también. De pronto llegó Tinder, con las incontables apps similares que surgieron después.

Cuando menciono el tema en la mesa con mis ami gas mientras bebemos gin & tonics, es Lizzy quien dice justo lo que estoy pensando. “Solía parecerme lindo que los hombres se acercaran a hablar conmigo. Ahora me parece incómodo. Es como si me tomaran por sorpresa e invadieran mi espacio. Creemos que las apps han abierto muchas oportunidades pero lo que han hecho es crear obstáculos en la vida real”.

“No existen los puntos de conflicto cuando hay atracción química”.

BUSCANDO CONEXIÓN

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio - 2020