Hambrienta & Confundida
Women's Health en Español|Junio 2019
Hambrienta & Confundida

¿No sabes por qué has aumentado kilos si sólo has estado bebiendo smoothies y comiendo palomitas bajas en calorías? El principal sospechoso: ese alimento que alguna vez fue saludable se ha transformado en un snack de todo el día. Es hora de romper el ciclo.

Marygrace Taylor

¿Cuántos snacks llevas hoy? Debe ser fácil saberlo, pero para la mayoría no es tan simple. Había unas galletas en el coche. Y el pudín de chía de esta mañana. Las palomitas a las 2 p.m., las nueces a las 4 p.m., la barrita de granola para aguantar la clase en el gym… entiendes lo que decimos. Con el intento de comer más saludable, hemos reemplazado tres comidas grandes con snacks más frecuentes. El problema es que se han vuelto demasiado frecuentes: muchas de nosotras comemos hasta 15 veces en el curso de 15 horas, de acuerdo a un estudio en Cell Metabolism. Y, sorpresa, el mismo estudio encontró que el comer sin parar no tiene nada que ver con el hambre. “Hay definitivamente una manera inteligente de comer snacks”, dice la doctora Lisa Young, nutrióloga y autora de The Portion Teller Plan. “Pero incluso con alimentos saludables, es posible llevarlo muy lejos”. Y además de una cintura en aumento, comer 24/7 puede tener otras complicaciones de salud más serias.

El amanecer de los snacks

Primero, una pequeña clase de historia. El modelo de tres comidas al día evolucionó con el horario de trabajo de nueve a cinco. Antes de los 50s, los snacks eran un concepto foráneo como el desodorante. “Comer entre comidas sólo ocurría en ocasiones especiales, como comer pastel de cumpleaños”, dice Barry Popkin, profesor de nutrición de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Gradualmente, muchos profesionales de la nutrición empezaron a sospechar que comer sólo tres veces al día no era la mejor idea. Puede llevar a excederte cuando finalmente te sientas a comer, y la baja de glucosa después de comidas grandes causa que se eleve la insulina y caiga, lo que tal vez estimule el apetito. El snack ocasional o comida pequeña, por su lado, puede ayudar a evitar el hambre que ocasiona comer de más y mantener los niveles de azúcar y energía estables. Pero cuando una explosión de alimentos de conveniencia hicieron posible el saciarnos todo el día, los horarios de comidas se salieron de control.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 2019