El poder de creer

Women's Health en Español|Junio - 2020

El poder de creer
¿Finge hasta lograrlo? Más bien hasta sentirlo. Es correcto: puedes hacer que todo, desde una cirugía hasta tu próxima alineación de chakras, sea infinitamente mejor al encender el efecto placebo. ¡Es una promesa!
Por Meghan Rabbitt

EN el laboratorio de investigación cerebral de la Universidad de Colorado en Boulder, la Dra. Marta Ceko mira a través de una pared de vidrio una máquina de reso-nancia magnética funcional (FMRI por sus siglas en inglés) con dos pies saliendo de ella. La persona que se encuentra adentro está sujeta a un aparato diseñado para provocar dolor a través de un rápido toque de calor en el dedo, para que Ceko pueda observar lo que pasa en su cerebro. “El estímulo no es de tortura, pero sí duele”, aclara la científica. Como sea, si este individuo responde como Ceko cree que lo hará, la pomada que le han puesto en el dedo aliviará el dolor.

Ceko celebra con un puño al aire mientras observa lo que sucede. Es un resultado poderoso, considerando el truco: mientras la participante del estudio piensa que la pomada es un potente calmante para el dolor, realmente sólo es una crema humectante: placebo puro. Y cuando la misma crema se colocó en su dedo índice izquierdo, pero esta vez se le dijo que no tenía ingredientes sanadores, ella calificó la molestia mucho más alta en la escala de dolor. “Un placebo puede provocar cambios biológicos reales que son controlados por el poder de la mente”, dice Ceko .

Por años, los científicos han considerado los experi mentos de placebo como necesarios, para saber si un tratamiento “real” sirve o no, comparándolo con pastillas de dulce. Si el método trabaja mejor que las píldoras falsas, se considera un éxito. Pero los investigadores empezaron a notar que aunque estas intervenciones funcionaban, los dulces también lo hacían, y algunas veces tan bien como las reales. (¡Qué loco!) Es por eso que los expertos como Ceko ahora estudian al placebo como un método efectivo en sí mismo. “No sólo la mente cambia cuando crees en un tratamiento, sino que el cuerpo de verdad puede cambiar a nivel fisiológico”, dice Jonathan (Yoni) Ashar, un psicólogo interno en el New York Presbyterian Hospital/Weill Cornell Medical College.

Aun así, vayamos despacio. Sólo porque el fenómeno del placebo tiene potencial real no significa que debas dejar tus medicamentos usuales o de rutina (ya sabes, la mágia de la medicina moderna). Aunque sí puedes usar los beneficios del placebo para darle poder a la receta de tu médico. Y es bastante fácil de hacer, sin la necesidad de cremas falsas. Así que toma asiento y prepárate, es hora del show.

El secreto para sentirte bien y recuperarte rápido está en tus manos.

PRIMER ACTO: ACUMULA GRANDES EXPECTATIVAS

Los investigadores están estudiando el efecto que puede tener un placebo en una variedad de padecimientos, incluyendo dolor crónico, fiebre e incluso el dolor después de un rompimiento. Sin importar qué condición o síntoma se esté estudiando, los resultados prueban que cuando una persona tiene fe de que algo funcionará, es más probable que lo haga. En el estudio más reciente de Ashar, le dio a la mitad de las personas un spray salino nasal y les dijo que contenía la hormona de la convivencia, la oxitocina, mientras la otra mitad no recibió nada. Aquellos convencidos de que estaban recibiendo la hormona dijeron que los hizo sentir más compasivos (a pesar de que sólo se trataba de agua salada).

ENCIÉNDELO

Conoce tu personalidad ¿Escuchas sobre cosas como Reiki o terapia craneosacral y piensas “apúntame” o “no, muy raro para mí”? Las personas optimistas algunas veces muestran mayor actividad que sus contrapartes más cínicas en una región del cerebro asociada con las recompensas, preparándolas para el placer del alivio del dolor, incluso si todo está en su cabeza. Si eres escéptica, infórmate: cuando pacientes con dolor de espalda recibieron una inyección de esteroides falsa, se les dijo que el tratamiento era un placebo, y luego vieron un video detallando cómo funcionan los placebos. Incluso después de saber que las inyecciones eran falsas, sintieron menos dolor que un grupo de control que no fue inyectado. Ashar dice: “Todas las ‘señales’ que recibieron (la información sobre el tratamiento efectivo, el respaldo de un médico) provocaron las respuestas naturales del cuerpo para sanar”. Tú también puedes ponerlo en acción.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio - 2020