Conviértete en la persona que tu perro cree que eres
Women's Health en Español|Septiembre 2019
Conviértete en la persona que tu perro cree que eres
Sí, es un meme chistoso; sin embargo, también una sugerencia legítima. Los ojos de ese cachorro se iluminan con verdadera admiración cuando te ven, canaliza lo que mira en ti para que todos se vuelvan locos por ti.
Por Joe Kita

Una vez leí un artículo en Men’s Health, nuestra revista hermana, sobre un escritor cuyos perros hacían maromas y se orinaban de emoción cuando él entraba por la puerta. “Ambos piensan que, después de los huesos de carnaza, soy lo mejor que les ha pasado”, escribió Joe Kita. Esta frase se quedó conmigo, y no sólo porque me hizo reír. Recordé la manera en que siempre me saluda mi labrador, Bentley: meneando la cola, con un cordero de peluche en la boca.

Adelantémonos hasta el miércoles pasado, cuando, apurándome porque ya iba tarde al trabajo, perdí los estribos y le grité a un Bentley de 13 años que batallaba por subir las escaleras de mi edificio. (Lo sé, apesto.) Cuando por fin entramos, aventé la comida en su plato y salí corriendo sin siquiera voltear a verlo. Aun así, apenas puse un pie dentro de casa al regresar, él corrió con su habitual sonrisa y su elegante juguete. No me dio la oportunidad de disculparme; ya me había perdonado. Esto hubiera sido muy diferente con mis compañeros humanos o incluso con mis mejores amigas. Ese momento me llevó de vuelta al artículo de Kita y a nuestra duda en común: ¿Qué ve mi perro en mí que los demás no? ¿Cómo puedo exudar las cualidades que me han hecho acreedora de su amor incondicional (a veces inmerecido) entre las personas cuyo respeto y adoración quiero? Kita lo investigó.

Los expertos en psicología canina dicen que una de las razones por las que los perros nos adoran es porque los alimentamos, les damos refugio, protegemos y acariciamos, proporcionando todo lo que necesitan para vivir. Y aunque estas hermosas criaturas supuestamente tienen el cerebro de un niño de entre dos y tres años, lo que significa que no identifican rasgos específicos, pueden sentirnos y apreciarnos en muchos niveles”, explica el doctor Stanley Coren, profesor emérito de psicología en la Universidad de British Columbia y autor de Born to Bark.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre 2019