Conoce a la nueva Kayla

Women's Health en Español|Febrero - 2020

Conoce a la nueva Kayla
La entrenadora y superestrella del fitness habla con WH sobre el embarazo, el Body-Shaming postparto y cómo la maternidad la ha convertido en una mejor persona.
Por Penny Carroll. Fotos Steve Raccon

Exactamente seis semanas después de dar a luz a su hija, Arna, vía cesárea, Kayla Itsines se preparaba con emoción para su regreso al fitness. Había planeado realizar una caminata en banda. “Nunca lo olvidaré”, cuenta. “Quería hacer una caminata a buen ritmo y ver cómo me sentía en términos de condición. Resistí poco más de 13 minutos. Me detuve, consciente de que no estaba lista. Incluso poner un pie delante del otro se sentía raro”.

Ahora ríe al respecto, pero eso desconcertó a la usualmente energética entrenadora personal. Después de años de decir “¡Claro que sí!”, su cuerpo le dijo “mmm, creo que no”. Y esa no fue la primera vez que el cuerpo atlético de Kayla la tomó por sorpresa tras embarazarse de Arna, quien ahora es una adorable bebé cachetona de ocho meses. El embarazo había sido un subibaja con mareos, dolores de cabeza y una sensación de letargo. La recuperación de la cirugía requería descanso. Y ahora se encontraba en ceros en el gimnasio. “Fue un gran shock para mi confianza”, admite Kayla. “Pasar de ser una entrenadora durante 10 años a de pronto entrar al gimnasio y sentirte como una principiante porque nunca habías dado a luz y jamás habías experimentado este tipo de cirugía… te sientes aprensiva y simplemente no sabes lo que viene. ¡Entras a terreno desconocido!”. Apenas llevamos 12 minutos hablando por teléfono cuando Kayla comparte esta historia, haciéndome sentir como si estuviera charlando con una amiga, en vez de Kayla Itsines, la creadora de ebooks virales, cofundadora (con su prometido Tobi Pearce) de la millonaria app Sweat y quizá la entrenadora personal más influyente del mundo. Habla muy rápido y me da la impresión de que el tiempo para Kayla es como el tiempo para Beyoncé; de alguna manera son capaces de hacer más en 24 horas que el resto de nosotras. Pero tener un bebé la ha obligado a quitar el pie del acelerador. Después de ese entrenamiento en la banda para correr, se comprometió a tomar las cosas con calma, trabajando con un fisioterapeuta para asegurarse de retomar la actividad de forma segura. “Estaba dispuesta a esperar y probablemente ese era mi superpoder”, dice, “porque fui capaz de recuperarme y sanar muy bien”.

Se nota, o más bien no se nota. Un par de semanas después de nuestra llamada, ella se encuentra en Sídney para una sesión fotográfica, la primera desde que tuvo a Arna (y la primera vez que se separaba de la pequeña).

“Ni siquiera se dio cuenta de que me marché”, dice Kayla, posando en una playa con el viento revolviendo su cabello y luciendo fuerte como siempre. Si no supiera que acababa de convertirse en madre jamás lo habría adivinado.

Las críticas no se hicieron esperar. Cuando Kayla publicó una selfie frente al espejo usando un top y unos shorts sólo unos meses después de ser madre, la respuesta de muchas personas fue negativa. “Este tipo de imágenes son exactamente del tipo que hacen que las mujeres odien sus cuerpos”, escribió alguien. Así es, a Kayla la estaban haciendo sentir mal por recuperarse demasiado rápido, algo irónico dado su enfoque de tomar las cosas con calma. “Todo el mundo tiene derecho a tener una opinión”, dice diplomáticamente y luego ríe. “Me encantó cómo los artículos que aparecieron después de eso decían ‘hay que recordar que Kayla es una entrenadora y ese es su trabajo’. Con lo que empiezas es un poco de memoria muscular, lo cual es mi trabajo porque esta es mi vida y este es mi cuerpo”. Pero como muchas publicaciones en Instagram, esa selfie no contaba la historia completa. “Estaba de vuelta en el entrenamiento después de seis semanas y había sido una travesía. Gané unos 14 o 15 kilos, no es como que no subí nada de peso”, añade algo desesperada. “Subí de peso y ahora estoy trabajando muy duro... he trabajado muy duro”.

Las críticas no la detienen. “No es la primera vez”, dice, y añade que su embarazo activo también le generó críticas, pero le reconforta la comunidad que ha creado en Instagram con más de 18 millones de seguidores, a los cuales apoda como su ejército. “Al ver los comentarios puedes notar toda la positividad que rodeó a esa experiencia, fue algo increíble”, señala. “Hace 10 o 15 años, no había esa especie de empoderamiento femenino: mujeres apoyándose mutuamente, como ocurre hoy. Las chicas en verdad se estaban involucrando, diciendo ‘¡Bien hecho! ¡Felicidades!’, y eso me pareció increíble”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero - 2020