Bienestar en el trabajo
Women's Health en Español|Octubre 2019
Bienestar en el trabajo
Cada vez son más las empresas que cuentan con una estrategia de bienestar, diseñada para mantener a los empleados en forma, felices y productivos. ¿De dónde sacan su inspiración? ¿Es más que un gesto amable de Recursos Humanos?
Por Jamie Millar

Algunos empleados que trabajan en las instalaciones de Technogym en Cesena, Italia, están preparándose para salir a correr a la hora de la comida un jueves soleado de junio. No necesitan salir del ‘campus del bienestar’ de 150,000 metros cuadrados para hacer su rutina diaria –el complejo es reconocido como la oficina central más saludable del planeta. A través de la entrada principal y hacia la derecha se encuentra el Centro T-Wellness, que da cabida al gym del personal y el spa. También es sede del showroom del fabricante de lujosos equipos de acondicionamiento.

Con dos pisos decorados con madera y cristal con vistas a un parque lleno de vegetación, el gym está completamente equipado con máquinas, pesas y barras. Aprovechando el equipo –y su horario de comida de dos horas– los empleados se suben a bicicletas, caminadoras y remadoras para competir con sus colegas mientras sus resultados se publican en pantallas grandes. Technogym emplea a entrenadores personales de tiempo completo, pero la empresa también motiva a otros empleados a convertirse en “embajadores del bienestar” dirigiendo las clases. El gerente del lugar enseña tai chi.

Después de entrenar, el personal come en el restaurante T-Wellness, donde se sirve un menú de tres tiempos de comida preparada con ingredientes locales –por ejemplo, filete de bacalao con perejil y limón, pasatelli (una variedad de pastas del norte de Italia) con jitomate y calabacín a la parrilla –con un costo de un euro. Este precio mínimo se establece para evitar que los empleados tomen demasiada comida y la desperdicien. Afuera del restaurante, los trabajadores toman café expreso en mesas tipo periqueras, lo cual no se relaciona con el bienestar, sino con el estilo tradicional italiano, pero todo tipo de actividad física ayuda. En las oficinas, se sientan en ‘pelotas de bienestar’; en el piso de la fábrica, utilizan luz natural. La producción se detiene una hora más temprano en el verano para que la gente pueda ir a la playa.

De hecho, este lugar es como una exhibición gigante, una atractiva probada de lo que sería una utopía del bienestar. “No sólo estamos vendiendo máquinas,” explica el director de Relaciones Públicas de Technogym, Enrico Manaresi, mano derecha del presidente de la empresa, Nerio Alessandri. Y no está equivocado –en el mes en que WH los visita, Alessandri aparece en la portada de la edición italiana de Forbes, cargando una pesa de la empresa. “Estamos promoviendo el bienestar como estilo de vida”.

Technogym también se lo vende a otras seis mil empresas y está sumando más: desde Ferrari, Mercedes y Nike a adidas e incluso Coca-Cola. Manaresi no revela cuánto de lo que Technogym ofrece es comprado por las corporaciones en vez de los gimnasios o individuos, pero dice que esta parte del negocio es “significativa”, “está en crecimiento” y “tiene alto potencial”.

Recursos humanos

La cultura del bienestar en el entorno laboral tiene sus raíces en Estados Unidos, donde los empleadores absorben gran parte de los costos de salud y han acogido cualquier medida que pueda reducir las cuotas de los seguros. En la Costa Oeste, donde el ejercicio prácticamente es una cuestión de moda, los gigantes de la tecnología en Silicon Valley han establecido tendencias. En el Search Inside Yourself Leadership Institute de Google se enseña mindfulness e inteligencia emocional a los empleados. Apple Park, inaugurado en 2017, es el iCampus de cinco mil millones de dólares de California, y ahí hay un centro de bienestar y acondicionamiento de 74 millones de dólares que abarca 30 mil metros cuadrados, así como un salón de yoga con un piso de mármol tallado.

Pero, como sucede con la mayoría de las tendencias de salud, el bienestar en el trabajo se está expandiendo por el mundo. Actualmente, y con un costo de un millón de libras, están en construcción una alberca, una sala de ejercicio y una pista para correr en el techo de la oficina central de Google en Londres. Pero no sólo lo hacen los grandes corporativos: en 2017, la Federación de Pequeños Negocios de Inglaterra lanzó una campaña en conjunción con la organización de beneficencia Mind para mejorar la salud de la fuerza laboral británica.

“Las empresas se están dando cuenta del costo de una mala salud en su fuerza de trabajo”, admite Steven Ward, CEO del grupo sin fines de lucro UKActive, el cual cuenta con pesas, bicis de spinning y, afortunadamente, duchas en sus oficinas en Londres.

“Cada vez hay más negocios que se están tomando en serio el bienestar en el trabajo”, añade. De hecho, se ha convertido en una industria en sí misma: UKActive recientemente entregó su premio al Bienestar en el Trabajo del Año a Wellworking, una empresa que vende muebles para oficinas saludables. El Instituto de Bienestar Global valora el mercado del bienestar en el trabajo en 40 mil millones de dólares.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2019