¿Eres un adicto al control?
¿Eres un adicto al control?
¿Eres muy dulce y atento con tu pareja, o más bien algo parecido a un novio o esposo posesivo? Maneja tus hábitos controladores antes de que, paradójicamente, pongan tu vida de cabeza.
Por Daniel Williams

¿UN TIPO CELOSO? Bien, pues soy mejor que antes. Pero al recordar mis conductas pasadas, la vergüenza me invade. Cuando involucraban a mi esposa, numerosos escenarios me ponían ansioso. Ella yendo a fiestas sola. Ella llegando a casa más tarde de lo que dijo. Ella hablando con el vecino musculoso. Racionalmente, estaba casi seguro que ninguna de estas cosas significaban nada. Emocionalmente, me ponían al límite. La desconexión no ayudaba: la combinación de saber que estaba siendo un idiota y aún así sentirme amenazado podía transformarme en un taciturno saco de energía negativa por horas (incluso días) seguidas.

Mi esposa podía leer mi mente y resentía mi mal humor, tomándolo como una acusación, injustificada e insultante. Ella me explicó recientemente que mis celos la obligaban a decidir: ella podía cambiar sus acciones para manejar mi exceso de vigilancia, y así convertirse en una mujer que no es, o podía mantenerse fiel a ella misma, arriesgarse a enfrentar mi ira y asegurar la continuación de aquellas rachas de silencio que rompían nuestro espíritu.

En una ocasión, cuando fuimos capaces de discutir el problema con calma, admití que tenía un pequeño problema y sugerí que ella se acomodara a él, por ejemplo, llamándome cuando decidiera tardar más en volver a casa. Creí que sonaba razonable, pero ella pensó que estaba controlando su comportamiento. Incluso hoy puedo debatir ese punto. Lo que no cuestiono es lo enojada que mi actitud la hacía sentir o qué tan cerca estuvo de exigir un ultimátum.

En cualquier relación, ser posesivo es corrosivo. Probablemente no necesitas que te diga que es una señal de falta de amor e inseguridad, o algo más oscuro. Si tienes tendencias controladoras, atácalas. Los expertos tienen suficiente información sobre lo que las causa y cómo manejarlas, incluso si no son curables. Los riesgos de no hacer nada son altos. En los peores casos, las consecuencias pueden ser de verdad horribles.

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

Relativamente hablando, mi afección estaba en un nivel leve. Para obtener una visión sobre hombres mucho más al fondo de este pozo, hablé con Jen Waite, quien a la edad de 25 era actriz y modelo, complementaba sus ingresos siendo mesera cuando un barman que trabajaba en el mismo restaurante llamó su atención.

Este tipo, a quien ella llama “Marco” en sus memorias del 2017, A Beautiful, Terrible Thing, mostraba tendencias controladoras desde la fase de seducción, de acuerdo a Waite, quien era muy inocente para ver lo que sucedía.

La historia de Waite va así. Marco, varios años mayor que ella, notó a una mujer que apenas se había mudado a una gran ciudad y la abordó con constantes cumplidos y atenciones. Dentro de seis meses estaban viviendo juntos. Después de un año se comprometieron, y siguió la boda.

“En ese tiempo no sabía lo que era el ‘bombardeo de amor’”, dice Waite. Tener a un hombre tan obsesionado con ella: “Para una mujer (y odio estereotipar) era demasiado seductor”. ¿Debió tomar esta pasión instantánea como una señal de alerta? En retrospectiva, sí. “No solamente es falso si es tan intenso tan pronto. Están manteniendo el control de alguna forma al estar en constante comunicación. Parece dulce, inocente: ¿Cómo estás?, ¿Qué haces?, pero puede ser una forma para ellos de saber dónde estás y con quien andas, y ser capaces de seguir cada paso que das”.

Marco, en la opinión de Waite, no era solamente controlador, sino un psicópata real, astuto, manipulador y profundamente egoísta e incapaz de tener empatía. Apenas al llegar a casa del hospital después de dar a luz a su primer y único hijo, Waite encontró un email que demostraba que Marco tenía un romance y estaba buscando un departamento para él y su amante.

Desde ese momento el matrimonio se vino abajo rápidamente. Frecuentemente, los hombres altamente controladores que sospechan que los van a dejar se vuelven locos. Tener esa reacción no significa amor profundo por su pareja. Ni siquiera está claro que estos hombres puedan amar. Más bien, es su crucial apego al estatus que les otorga la relación. Y para su frágil ego, la sospecha de ser abandonados es una amenaza importante. Aun así, Waite, agotada y sufriendo de ansiedad posparto, sintió que Marco se estaba cansando de ella: “No estaba en disposición de seguir siendo el combustible para su ego”, dice.

Pero hubo un incidente que, en retrospectiva, la aterroriza. Estaban en la cocina y Waite le decía a Marco que tendría que mudarse, que no podía cuidar a un recién nacido y procesar tantas mentiras al mismo tiempo. “Nunca antes había hecho más que alzar la voz, pero de repente sus ojos se pusieron negros y estaba gritando y viniendo hacia mí, acorralándome en una esquina”, dice Waite. En ese momento no creía que Marco podía ser violento con ella. Pensándolo ahora, no está muy segura.

JUEGO DE PODER

Cuando las mujeres son asesinadas, rara vez el asesino es un extraño a la víctima. El Instituto Australiano de Criminología reporta que entre 2012 y 2014, solo el 3% (5 de 184) de los feminicidios en ese país entraron en esa categoría. El resto, en efecto, involucró a un conocido como el asesino: un amigo, amante o familiar. ¿Y eran todos estos asesinos del tipo controlador? Podemos decir esto con certeza: la presencia de tendencias controladoras posesivas extremas es un factor de riesgo para cometer un crimen como asesinar a una pareja íntima.

Sabemos esto gracias al trabajo de Jane Monckton Smith, criminóloga forense de la Universidad de Gloucestershire. Después de analizar cientos de asesinatos de hombres hacia mujeres en el Reino Unido, ella identificó ocho pasos para el asesinato; ocho fases que terminan con un hombre matando a su pareja, y sus descubrimientos han sido publicados recientemente en Violence Against Women.

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Marzo 2020