Arriba el pescado
Men's Health en Español|Julio 2019
Arriba el pescado

Hay criadores de peces allá afuera que están ofreciendo productos más limpios y saludables para las personas como tú que no comen ni remotamente lo suficiente. El gran beneficio: con las siguientes recetas, además de ser bueno para ti, el pescado sabe increíble.

Por Paul Greenberg

PÁRATE FRENTE a cualquier mostrador de pescado y quizá comiences a sentirte paralizado. “Salvaje”, “criado en granja”, “sustentable”, “orgánico” –todos estos términos generan confusión y te hacen pensar que eres un inculto del pescado, así que mejor regresas y compras otro paquete familiar de pechugas de pollo.

No te culpo. He seguido la industria del pescado desde hace 15 años y todavía me confundo de vez en cuando. Incluso si pides, digamos, un bonito lomo de pescado, sólo hay un 45 por ciento de posibilidades de que te lleves realmente eso, según un estudio de Oceana.

Durante los últimos 30 años, los hombres hemos consumido alrededor de 7 kilos de mariscos cada uno por año –4.5 kilos menos de lo recomendado. Pero esto es lo interesante: esos 7 kilos son 92 kilos menos que la cantidad de carne (ternera, cerdo, pollo, etc.) que comemos.

Preséntale estos datos a los nutriólogos y se arrancarán los pelos. Casi todos los pescados y mariscos tienen cerca del doble de proteína por caloría que la ternera. Comparativamente, el pescado también contiene muchos más ácidos grasos Omega-3, buenos para el corazón; vitamina D, que es un impulsor de la inmunidad, y selenio que ayuda a luchar contra la inflamación.

Nuestro modesto apetito por el pescado también significa una lucha para la industria pesquera. Importamos una gran cantidad de pescado que es criado en granjas en países que tienen estándares de control fitozoosanitario que dejan mucho que desear. Pero la marea está cambiando. Una nueva generación de granjas está aprendiendo de los errores del pasado e implementando cambios para ofrecer una alternativa limpia y libre de antibióticos.

Comer mejillones es más seguro que nunca

EN LA PASADA DÉCADA, el número de criaderos ha crecido sustancialmente, con nuevas operaciones en ambas costas de Estados Unidos; desde Chesapeake Bay hasta Nueva Inglaterra y del norte de California hasta el sudeste de Alaska. Para el hombre promedio, consumir un buen número de ostras, almejas o mejillones es algo positivo: una docena de ostras crudas tiene más o menos las mismas calorías que medio plátano. Puedes encontrar ostras listas para comer en muchos supermercados, así como grandes bolsas de mejillones, como los criados por Carter Newell de Pemaquid Mussel Farms en Maine. Los mejillones son un marisco muy rico en proteínas y nutrientes. Como comida, son prácticamente a prueba de problemas. De hecho, te avisan cuando están listos. Colócalos en un sartén grande, con un delicioso baño de cerveza (y tocino), y calienta hasta que se abra la concha. Eso quiere decir que te están diciendo “¡cómeme!”.

MEJILLONES A LA CERVEZA

LO QUE NECESITARÁS:

2 TIRAS DE TOCINO TROCEADO

2 DIENTES DE AJO FINAMENTE REBANADO

¼ DE CEBOLLA, TROCEADA

2 TOMATES, TROCEADOS

2 RAMAS DE TOMILLO

½ BOTELLA DE CERVEZA LAGER

½ KILO DE MEJILLONES, LIMPIOS Y DESPUNTADOS

PAN TOSTADO CRUJIENTE, PARA ACOMPAÑAR.

INSTRUCCIONES:

1. En un sartén grande de hierro fundido a temperatura media, añade el tocino y cocínalo hasta que esté crujiente, unos 3 a 5 minutos. 2. Agrega el ajo y la cebolla y cocina, removiendo constantemente, aproximadamente un minuto. 3. Incluye los tomates, el tomillo, la cerveza y los mejillones hasta que éstos últimos se abran, unos 5 minutos. 4. Sirve inmediatamente usando el pan para absorber la salsa. Rinde 2 porciones

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Julio 2019