NUEVO ORDEN MUNDIAL
INTEGRAL|Septiembre 2020
NUEVO ORDEN MUNDIAL
Comprender la Babel ideológica actual y salir del pantano de los miedos de comunicación Con la «nueva normalidad», se hacen visibles los postulados del Nuevo Orden Mundial. Ante un Estado totalitario, la sociedad asiste a una inversión de roles: los sectores «reaccionarios» defienden las libertades constitucionales, y los sectores «progresistas» abrazan el Estado policial.
JAUME ROSSELLO

Se van expresando los postulados del Nuevo Orden Mundial. Millones de personas en el planeta experimentan los efectos de un programa político previsible, incluso anunciado. El fenómeno planetario de una pandemia ha conducido a la subordinación consentida de una mayoría aplastante de ciudadanos. Se ha instalado un régimen político de control centralizado de manera casi inadvertida para la población.

El encierro forzoso o la restricción de movilidad se convierte en un recurso frecuente y casi rutinario.

Se normalizan los permisos de circulación y se justifican otras restricciones a los derechos. Los gobiernos se arrogan superpoderes.

La salud se convierte en religión de Estado. El dogma, monopolizado por un anónimo «comité de expertos», se erige como el único pensamiento autorizado.

Se despliega una atroz vigilancia cibernética de los ciudadanos y arrecia la censura de las plataformas en Internet.

En este panorama, la sociedad sedesconcierta con una súbita inversión de los roles: los sectores «reaccionarios» defienden las antiguas libertades constitucionales, y los sectores «progresistas» abrazan el emergente Estado policial. El nuevo escenario es tan desconcertante que se ha convertido en un pantano para el viejo esquema de división de opiniones.

Esta Babel ideológica no responde a la clásica división entre izquierdas y derechas. ¿Por qué?

Qué es el Nuevo Orden Mundial

El Nuevo Orden Mundial (NOM) es un programa político que se anticipó durante años a través de filtraciones, declaraciones expresas y gestos simbólicos de sus referentes públicos. Actualmente se despliega ante nuestros ojos a través de la multitud de leyes, disposiciones especiales y medidas de emergencia que viene instaurando la «nueva normalidad».

El NOM, una reingeniería del mundo impulsada por una élite de poderes supranacionales –SDS, supranational deep state–, se propone la instauraciónde un gobierno mundial y un rediseño profundo de la forma de vivir de los seres humanos en el planeta. Este poder se consolidó en 2001 como veremos, y aceleró su capacidad operativa con la maduración de las tecnologías de control social: redes sociales y otras herramientas de conocimiento íntimo de las personas.

Hoy, 20 años después del atentado del 11-S, tenemos otra vuelta de tuerca. Esta asociación de poderes ocultos está ampliamente documentada por el trabajo de autores muy diversos, cuyas aportaciones –alguna, ciertamente polémica– son fáciles de encontrar en las redes (al final encontraréis algunas direcciones): Peter Dale Scott, Thierry Meyssan, Daniel Estulin, David Icke, Ronald Thomas… entre muchos otros.

El Nuevo Orden Mundial es una respuesta organizada de las plutocracias planetarias al derrumbe del sistema capitalista mundial y en especial a la crisis del crecimiento ilimitado. De ahí que se proponga rediseñar el mundo a través de un proceso de destrucción controlada de los Estados nación y las estructuras sociales tradicionales, para reemplazarlos por un nuevo modelo tecnocrático: una distopía de alta tecnología, con un control total y centralizado de las personas, donde la IA y los robots juegan un rol cada vez más preponderante.

Elementos del Nuevo Orden Mundial

La agenda del NOM prevé el debilitamiento de los Estados nación para reemplazarlos por formas de gobernanza supranacional, un control totalitario de la vida de las personas y un proceso masivo de reducción de la población. Es el diseño de una sociedad hiperindustrial, electrónica y cibernética, donde la tecnología ocupa un lugar central. Por eso tiende a separar a las personas de los procesos naturales (reproducción, relaciones entre sexos, creación espontánea de salud) y tradicionales (crianza en un núcleo familiar, trabajo productivo, enraizamiento en la tierra y en la cultura de origen) para reemplazarlos por nuevas formas de relación mediadas por procesos tecnológicos controlados centralizadamente (Internet, teléfonos inteligentes, redes y plataformas).

Estas premisas ideológicas van ramificándose en iniciativas legales, tendencias noticiosas e imposiciones de facto que van modelando subrepticiamente el debate público, los usos y costumbres y la mismísima propiocepción de las personas.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre 2020