¿Adivina Quien Viene A Cenar?
Food & Wine en Español|Octubre 2019
¿Adivina Quien Viene A Cenar?
LO QUE SUCEDE CUANDO LAS FAMOSAS CHEFS DE KAISEKI DE N / NAKA EN LOS ÁNGELES SON TUS INVITADAS .

DE IZQUIERDA A DERECHA: Hanako Nakazato, Prairie Stuart-Wolff, Niki Nakayama y Carole Iida-Nakayama. DERECHA: Caqui, rábano, pétalos de crisantemo en salsa de sésamo.

PARA EL VIAJERO PROMEDIO, la pequeña ciudad de Karatsu, en la isla japonesa de Kyush, podría estar a mundos de distancia de Los Ángeles. Y aunque está a casi 10 000 kilómetros de su aclamado restaurante kaiseki, n/naka, para la chef Niki Nakayama, “al ver las vistas costeras y el campo, me dio la impresión de estar en casa, donde todo aquello que cargas cada día se desvanece poco a poco”.

El otoño pasado, Nakayama y su esposa y sous chef, Carole Iida-Nakayama, cerraron el restaurante durante una semana para hacer un viaje quijotesco: cocinar y hospedarse con dos mujeres desconocidas. Cuando Niki y Carole se encontraron con Cultivated Days, el blog de la escritora y fotógrafa Prairie Stuart-Wolff, sintieron una conexión inmediata. Prairie y su pareja, la alfarera Hanako Nakazato, del estudio Monohanako, comparten una casa en las montañas y una vida que de muchas maneras es reflejo de la de Niki y Carole.

El otoño japonés ofrece una gran cantidad de rábanos púrpura, hongos matsutake, yuzu, shiitakes frescos, caqui, shiso y flor de shiso, higos frescos y raíz de wasabi. DERECHA: arroz matsu take (receta en pág. 72) con caldo de hueso de pescado. ABAJO: Carole, Prairie y Niki en Karatsu.

Ambas parejas están involucradas en la exploración de las filosofías que subyacen en la cocina japonesa –Niki y Carole a través de su trabajo en el restaurante, y Prairie y Hanako con su escritura, fotografía, cocina y cerámica–. Todas ellas, hijas de inmigrantes japoneses en California, tienen su propia interpretación, altamente personal, de la cocina kaiseki tradicional que honra sus filosofías japonesas e incorpora tantos ingredientes californianos como es posible.

Hanako, alfarera de cuadragésima generación, refleja influencias tanto occidentales como japonesas en su cerámica, mientras que Prairie, quien se mudó a Japón con Hanako en 2007, trabaja para capturar con sus palabras e imágenes el espíritu de la cocina japonesa y su cultura gastronómica. “Había una química natural en muchas de las cosas que pensamos y con las que hemos lidiado en cada uno de nuestros oficios, muchos caminos paralelos”, señala Niki.

¿Y qué sintieron sus anfitrionas con respecto a recibir a un par de chefs famosas en todo el mundo, a las que nunca antes habían visto? “He aprendido que cuando uno recibe visitas, es mejor enfocarse menos en la reputación que les precede y más en cómo puedo darles la bienvenida con lo mejor que tengo para ofrecer”, dice Prairie. Es algo que aprendió de la ceremonia del té en Japón, asegura: “el espíritu de una práctica que nos pide hacer a un lado las trampas de los títulos y el estatus para realmente experimentar una hermandad entre individuos que comparten un momento único en el tiempo y el espacio”.

Durante un fin de semana largo, con la fotógrafa de F&W Eva Kolenko capturando la visita con su cámara, las dos parejas cocinaron juntas, y la emoción de conocerse se convirtió en una amistad. “Podía sentir lo mucho que han trabajado para llegar hasta donde están porque eran realmente agradecidas y respetuosas”, dice Hanako. “Basándonos en ese terreno en común, fácilmente pudimos disfrutar la compañía unas de otras y compartir aquello que amamos.”

El verano pasado, Prairie y Hanako viajaron a Los Ángeles para quedarse con Niki y Carole para cocinar con ellas en su casa y cenar en n/naka. Pero esa es otra historia. KAREN SHIMIZU

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2019