Switch to previous version of Magzter
Lubinas a surfcasting en aguas movidas
Lubinas a surfcasting en aguas movidas

La lubina es, dentro de los peces digamos “normales”, uno de los más complicados de pescar a surfcasting; por muy experimentado que sea el pescador seguramente le sobren dedos en las manos para contar las capturas de buenos robalos que suele lograr a lo largo de una temporada; el pescador de doradas que domina su pesca puede sacar bastantes buenas peponas a lo largo del año, pero las lubinas son otra cosa…

Porque no es nada sencillo sacar un robalo de grandes dimen-siones desde costa, y menos aún hacerlo con frecuencia, pero estudiando un poco sus hábitos alimenticios y querencias habrá días en los que podamos sentir finalmente a uno de estos poderosos peces. Es un pez que no atiende a razones, puede comer cualquier día a cualquier hora en cualquier estación del año; sí, es cierto que tiene ciertas costumbres, pero no tan querenciosas como las de una dorada, las de una herrera o las de un sargo.

El lugar adecuado

El robalo es un pez que suele alimentarse cerca de zonas de piedra, ríos, desembocaduras y en la entrada de los puertos. Siempre nos será más fácil localizarlo en días de aguas removidas y algo turbias, que generen gran cantidad de espuma, pues es cuando aprovecha para alimentarse casi de cualquier cosa, desde una simple gusana a una pata de pulpo, pues este animal tiene un abanico muy amplio de posibilidades en su alimentación. Son unos peces muy desconfiados, siempre comen de paso, no suelen estar en un mismo sitio quietos, y suelen ir en cardúmenes aprovechando las corrientes.

Si algo tiene de especial este pez es que no es fácil su estudio fiable; sabemos que como norma general suele comer de noche y en los atardeceres y amaneceres, con un buen Poniente mejor que con un buen Levante, pero la realidad es que no tiene hora, no tiene días, ni mareas, ni cebos…, pueden darse tanto de noche como de día, tanto a media distancia como cerca o lejos, a plena luz del sol o amaneciendo, y lo mismo entra con viendo del Este que del Sur...

El lance pesado

El surfcasting es la técnica más usada en el Mediterráneo y en el Atlántico sur para su captura. Nos permitirá buscar lubinas tanto en días de fuerte temporal como cuando están a bastante distancia, ya que los equipos de surf nos permitirán usar todo el gramaje que haga falta y plomos de grapas si fuera necesario. Necesitaremos equipos fuertes y resistentes, optando por cañas de 4,20 o mejor de 4,50 metros si queremos salvar las olas de la rompiente, y utilizaremos pinchos o soportes lo más altos posibles, de 1,50 metros o más incluso, que estos peces suelen moverse más cuando las corrientes arrastran algas, y cuanta menos línea tengamos dentro del agua mejor. Un carrete suficientemente fuerte para elevar la captura -si la tuviésemos- por encima de las piedras -si las hubiese- y que pueda hacer frente a la captura cuando ésta se ponga dura surfeando esas olas de infarto es también necesario.

Practicando el surfcasting, a diferencia del ledgering y del spinning, tenemos la posibilidad de buscar las lubinas a larga distancia; no es habitual buscarlas demasiado lejos, pero en días en los que el mar está más encrespado de lo normal y la orilla se encuentra más turbia de lo deseado, o cuando haya un cúmulo de algas amontonadas en el rebalaje, o cuando tengamos una pequeña laja o algo de posidonia enfrente, podemos buscarlas a más distancia de la orilla que con las otras modalidades, y quizás se encuentren allí alimentándose.

Fijar el aparejo

Continue Reading with Magzter GOLD

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Abril 2018