Últimas balas de la temporada montera… con total seguridad
Caza Mayor|Febrero 2019
Últimas balas de la temporada montera… con total seguridad

Ya estamos en la recta final de la temporada montera, con múltiples opciones aún de rematar positivamente una campaña que, en términos generales, se ha desarrollado con normalidad, muchísimas citas, cantidad en el número de reses abatidas y mucha calidad en las buena fincas, sin olvidar esos jabalíes que se abaten con espectaculares bocas y gran peso en cualquier punto de nuestra geografía. Nuestro especialista Rafael Centenera desea en este artículo suerte a todos en las próxima salidas, y nos anima a gastar las últimas balas de esta temporada de batidas y monterías con total seguridad.

A pesar de que la caza es uno de los depor-tes más seguros que existen, lo cierto es que de vez en cuando se produce un accidente. El problema es que cuando se habla de accidentes cinegéticos hablamos casi siempre de heridas serias e incluso mortales. Pero un accidente de caza no es solo un disparo y sus consecuencias, lo es también una caída, un corte o incluso un accidente de coche cuando vamos y venimos, aunque no aparezca en las estadísticas como accidente de caza. Por supuesto, la embestida de un guarro o la cornada de un venado herido son también accidentes de caza que hay que evitar.

Ahora que se termina la temporada montera es buen momento para reflexionar sobre este tipo de accidentes y cómo evitarlos. Cierto es que hubiera sido mejor hacer este artículo antes de empezar, pero la realidad es tozuda y las ganas de volver a cazar tras la veda nos lleva a escribir y hablar de manchas, perros y agarres antes que hacerlo sobre seguridad en el mes de octubre. Vayamos paso a paso sobre los distintos accidentes y como evitarlos en lo posible.

1. Lo primero es entender los accidentes con los animales de caza, en especial con el jabalí, que en determinadas situaciones puede ser un arma letal. Cuando están heridos, los guarros son muy agresivos y pueden cargar contra el hombre sin miedo alguno. Hay que evitar acercarse sin prevención a cualquier cochino, aunque parezca muerto, porque nos puede dar un susto si no lo está. Otro tanto ocurre con los venados, que pueden levantar sin problema a un hombre con su cuerna. Mejor entrar siempre desde atrás, con el arma lista para disparar y verificar con la punta del cañón en el ojo que están bien muertos. La segunda posibilidad para tener problemas con un guarro o un venado es colocar nuestro puesto en una trocha de salida, ya que en su huida nos pueden pasar literalmente por encima. Mejor no poner nuestra silla en esos puntos, que resultan evidentes por las huellas y los signos que dejan las reses.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero 2019