Una Necesidad Ineludible
Caza Mayor|Febrero 2019
Una Necesidad Ineludible

Precisamente en invierno, cuando los fríos y las nieves se generalizan, llega a nuestros territorios corceros la época más adecuada para acometer en ellos una necesaria tarea de gestión: la del control numérico de las hembras de la especie. Es esta una labor cada vez más irrenunciable para la salud de las poblaciones españolas de Capreolus capreolus, lo que ponen bien de manifiesto diversos síntomas, como reflejábamos ya en el pasado núemro de esta revista.

En el artículo anterior se intentó dejar bien sentada la acuciante necesidad –para conseguir reducir la densidad de animales y reajustar la proporción natural de sexo– de cazar hembras de corzo en extensas comarcas del territorio ocupado por la especie en España. En el citado artículo quedó establecido que dicha proporción natural, según todas las investigaciones, raramente llega a ser siquiera de dos hembras por macho, siendo habitual que la ratio se halle entre 1/1 y 1/1,6. El problema ante el que nos encontramos deriva de que, como consecuencia de años de caza sesgada que solo ha puesto a los machos por objetivo, casi asusta expresar en un quebrado la situación que hoy se da en una buena parte del área de distribución del Capreolus capreolus en la Península Ibérica. Cualquiera que pise campo por algunas zonas de Burgos, Soria o Guadalajara, por ejemplo, podría afirmar lo mismo que yo. A saber: que existen bastantes acotados en los que no es una exageración decir que pueden verse usualmente cuatro, seis y hasta ocho hembras por cada macho; lo que, traducido a números, implica una razón de sexos de 1/4, 1/6 o 1/8, algo demasiado alejado de cualquier proporción natural. Añádase a ello la perniciosa influencia que para el vigor y estado de salud de los machos (y, por consiguiente, de sus cuernas) tiene esa sobreabundancia de hembras, hecho suficientemente conocido por la mayoría, y se entenderá claramente la necesidad de corregir sin demora esa situación. Indicadores naturales de excesos de densidad, como las infestaciones parasitarias por Cephenemyia o Hypoderma, cada vez más extendidas, o daños inaceptables en algunos cultivos, deben también hacernos tener ojos para la luz roja de la alarma que significan.

UNA NECESIDAD

En estas circunstancias, la caza de hembras –que, como se explicó también en el artículo anterior, debe hacerse en invierno– es la única manera de reducir la abundancia de una población antes de que agentes naturales como enfermedades, parásitos o hambrunas (que provocan muertes mucho más crueles sin duda que la proporcionada por un disparo), lo hagan. Decidida y asumida pues la caza de corzas, bien sea para reequilibrar sexos o bien para disminuir la densidad de la población, se abre ante el cazador la cuestión de qué hembras cazar y cuándo hacerlo. ¿Jóvenes? ¿Adultas? ¿Viejas? Dar contestación rotunda y taxativa a estas preguntas no es desde luego sencillo.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Febrero 2019