Belén Écija
Stilo|Mayo 2020
Belén Écija
Belén afronta ilusionada su primer gran reto televisivo. Americana: Manila Grace.
ESTHER VILLEGAS

Belén Écija (25) acude al shooting con una sonrisa en la cara. El momento personal y profesional que atraviesa no puede ser más ilusionante. La hija del productor y director de cine Daniel Écija (56) y la actriz Belén Rueda (55) vive con emoción su primera mudanza que la independiza de la casa familiar. Entusiasmada es la palabra. Esa independencia se va haciendo patente también en el plano profesional.

Aunque ha decidido seguir los pasos de su madre para cumplir su sueño de ser actriz, Belén quiere hacerlo con una personalidad propia, muy diferente a la de su madre, una de las presentadoras y actrices más famosas en los años noventa. Es impulsiva y habla sin reparos de lo que le depara una profesión que la coloca en el epicentro de la opinión pública. Belén forma parte de la nueva generación de intérpretes, como Miguel Bernardeau (23), Jon Arias (31) o Andrea Molina (28), que han decidido seguir a sus progenitores en su camino profesional. Y va a poner todo el empeño que sea preciso. No le falta ilusión ni formación. Estuvo en la escuela de interpretación Estudio Corazza, por la que han pasado actores tan conocidos como Javier Bardem (51), Elena Anaya (44) o Alba Flores (33). Después de terminar Comunicación Audiovisual en el CEU, completó sus estudios en el Iona College de Nueva York. Ha hecho sus primeros pinitos en el teatro en montajes como La ira, Fragmentos de Lorca y Tormenta de primavera.

Écija se estrena en la pequeña pantalla con La valla, un proyecto de Atresmedia creado y producido por su padre y que vemos en Antena 3 en horario de máxima audiencia. Con un reparto encabezado por Olivia (39) y Ángela Molina (64) y Unax Ugalde (41), se trata de una historia de supervivencia en la España del 2045, sometida a una dictadura, con unos recursos naturales cada vez más escasos y donde una valla separa el sector 1 (donde está el Gobierno y viven los privilegiados) del resto de la población, que pasa verdaderas dificultades para afrontar el día a día.

stilo: ¿En qué te pareces a tu personaje?

Belén Écija: En la idea que tiene de la justicia. Daniela es muy justa con la gente que no conoce y quiere ayudarles a pesar de todo. Tanto con mis amistades como con mi pareja, me gusta que haya igualdad, que se respeten las opiniones diferentes.

stilo: ¿Estás a favor de que los actores se signifiquen?

B. É.: Me parece bien que demos nuestra opinión. No me gusta hablar de opiniones radicales, pero sí me gusta expresarme, tenemos que ser libres y decir lo que pensamos. Todos debemos abrir la mente para no radicalizarnos.

stilo: Las democracias se convierten en regímenes dictatoriales para asegurar la supervivencia de los ciudadanos. ¿La serie te ha hecho replantearte en qué mundo estamos?

B. É.: No creo que estemos tan lejos de que esto pueda pasar, cuando hay tanto enfrentamiento entre partidos políticos. Tal y como es tamos explotando el planeta, me hace pensar que a lo mejor no estamos tan lejos. Está claro que es una ficción, pero no hay que llegar a ese extremo. Deberíamos apoyarnos para que no se incrementen esas diferencias entre pobres y ricos.

stilo: ¿Este trabajo te ha hecho concienciarte de los escasos recursos del planeta?

B. É.: La ficción simula una dictadura, algo que hemos tenido en España o Alemania no hace tanto tiempo. Tenemos que preocuparnos por cuidar los recursos. Sí, es verdad que tendría que ser más consciente, estoy en mis comienzos. Respeto que la gente sea vegana, valoro mucho esa decisión; pero yo no lo soy, me encanta comer de todo.

stilo: La serie incluye a Unax Ugalde y Ángela Molina. ¿Qué has aprendido de ellos?

B. É.: Son todo un ejemplo para mí. Es brutal trabajar con compañeros tan generosos. Yo trabajo con el equipo del sector 1, pero en uno de mis primeros encuentros con Ángela Molina, que es del sector 2, no hacía más que ofrecerme juanolas para calmar mi voz irritada. Se preocupaba por mí, me decía que me veía guapísima [risas].

stilo: ¿Trabajar con tu padre tiene más ventajas que inconvenientes?

B. É.: Creo que tiene más ventajas, sin duda. Durante el rodaje no he tenido tanto contacto directo, pero, por supuesto, tenemos una relación muy estrecha.

stilo: ¿Cómo recuerdas ese momento cuando les comunicas a tus padres que quieres ser actriz?

B. É.: Al principio asusta cuando verbalizas ese sentimiento que llevas dentro. Y da miedo esa exposición, no sabes cómo te va afectar el que renuncies a esa intimidad, hay que tener cuidado. Ellos me han enseñado que, si quieres, puedes preservar tu vida privada.

stilo: ¿Cuál es el mejor consejo profesional que te han dado?

B. É.: Desde pequeña he visto a mi padre con mucho ajetreo y movimiento y a mi madre estudiando guiones hasta altas horas de la noche. Me han ido aconsejando día a día. No puedo decirte que me hayan dado un consejo específico; si tengo alguna duda, me ayudan y asesoran, pero me dejan tomar mis propias decisiones.

stilo: ¿Qué has aprendido de tu madre?

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Mayo 2020