HAMBURGO, A PIE DE PÁGINA
Marie Claire España|Mayo 2020
HAMBURGO, A PIE DE PÁGINA
EN 'HIJAS DE UNA NUEVA ERA', LA AMISTAD DE CUATRO MUJERES RECONSTRUYE LA HISTORIA DEL SIGLO XX. NOVELA Y MAPA EN MANO, SU AUTORA NOS GUÍA POR LOS BARRIOS DE HAMBURGO.
Carmen Korn
A ORILLAS DE DOS RÍOS, HAMBURGO ES COSMPOLITA Y DINÁMICA

El cielo azul, en el que se hallaban suspendidas nubes blancas con delicadas hilachas; el Alster, donde se veían los primeros veleros; las personas que paseaban por la orilla y arrojaban palos a sus perros: el Hamburgo más invitador, aun cuando el verde de los árboles de la calle Harvestehuder Weg todavía fuese vacilante.

«—Adoro esta ciudad —afirmó Louise.»

Hamburgo, situada al noroeste del país, es la segunda ciudad más poblada de Alemania y uno de los centros urbanos más importantes del norte de Europa. Su privilegiada situación a orillas de los ríos Elba y Alster la ha convertido en una de las ciudades alemanas más dinámicas; es el centro económico, turístico y cultural del norte del país, y su puerto es el más importante de Alemania y el segundo más grande de Europa después de Róterdam.

El puerto, a unos cien kilómetros de distancia de la desembocadura del Elba, en el mar del Norte, es el punto central a partir del cual se ha abastecido toda la ciudad. El comercio generado a partir de la entrada de mercancías ha hecho de Hamburgo una ciudad cosmopolita, tolerante y de mente abierta, y con una clara proyección internacional: hoy en día, por ejemplo, hay más de quinientas empresas chinas registradas en la ciudad. Históricamente las ciudades con salida al mar tienen, por lo general, un carácter más abierto y cosmopolita. Esto se debe al natural intercambio comercial que acarrea la llegada de personas de otros rincones del planeta, que enriquecen, matizan y complementan la cultura local.

Hamburgo cuenta con una población de casi dos millones de habitantes y una extensión de más de 700 km² que incluye una gran cantidad de parques y zonas verdes que esponjan la ciudad. El agua tiene sin duda un papel protagonista y es la ciudad fluvial con más puentes de Europa, superando de largo a Venecia y Ámsterdam.

Todos estos elementos pueden intuirse en la ciudad que se describe en Hijas de una nueva era, que abarca casi treinta años de historia, desde 1919 hasta 1948, pero que contiene unos tiempos tan intensos que podrían considerarse un siglo entero. Mi novela se sitúa en varias zonas de Hamburgo y sus alrededores.

UHLENHORST

Este barrio no está elegido al azar: para mí tiene una intensa carga emocional y es el lugar en el que he vivido los últimos cuarenta años, desde 1975. Es el centro neurálgico donde se desarrolla casi toda la novela. Situado al noreste del lago Alster, es un barrio acomodado donde conviven, sin embargo, personajes de todas las clases sociales. Aquí viven Else, Henny o Lud, y el lector pasea por sus calles, trabaja y compra en sus negocios como uno más de ellos.

Como muchas otras zonas de Hamburgo, Uhlenhorst fue durante mucho tiempo una zona pantanosa en la que era imposible edificar. Hubo que drenar el suelo, y eso se consiguió gracias a los canales Hofweg, Winterhuder y la primera sección del canal Osterbeck.

Hijas de una nueva era está escrito tras una gran labor de investigación, de manera que muchas de las localizaciones de la novela corresponden a lugares reales. Uno de estos escenarios es el lujoso HofwegPalais, la mansión donde Ida vive con Friedrich Campmann, el rico banquero con quien su padre la obliga a casarse. Situado en la calle del mismo nombre (Hofweg), Ida pasa allí sus días, aburrida y anestesiada, en la zona de la mansión que su marido ha habilitado para ella.

«No cabía duda de que el Hofweg-Palais era un edificio señorial, con un camino de acceso a la casa para el automóvil, una fuentecilla delante de la puerta, el estucado más bello y numerosos ornamen tos de estilo modernista. Pero le faltaba el jardín de la Fährstrasse, la gran terraza, el peral.»

El palacio es un edificio real que hoy se divide en apartamentos privados, pero que a lo largo de su historia ha tenido un variopinto abanico de propietarios y habitantes, como el pintor austríaco Carl Otto Czeschka; el comerciante y fabricante de cigarros Carl Adolph Moeller, que vivía entre Hamburgo y La Habana; un médico ilustre, y varios actores. Otro de los escenarios imprescindibles de Uhlenhorst, también un edificio que existió en la realidad, es la Finkenau, la clínica de mujeres donde trabajan varios de los personajes. La novela arranca en 1919, cuando unas jovencísimas Käthe y Henny, amigas desde la infancia, están a punto de empezar su formación como comadronas.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Mayo 2020