VOLVIENDO A NACER
Cosmopolitan en Español - México|Octubre 2020
VOLVIENDO A NACER
El cáncer de mama suele mirarse como una sentenciade muerte, sin duda es una enfermedad agresiva para el cuerpoy mente de quienes la padecen; sin embargo, hoy te compartimosla historia de algunas mujeres para quienes no significó el fin delmundo, sino un renacer. Te invitamos a conocer su porqué.
ISABEL CISNEROS

En México y Latam la edad promedio de mujeres con cáncer de mama es de 50 años:

27% es menor de 40 años y 9% menor de 25.

Fuente: INCAN

Si algo aprendimos de la serie documental Down to Earth de Zac Efron, es que es posible tener una vida longeva (de más de 100 años), sin sufrir enfermedad alguna. No se sabe qué hay en específico en las llamadas zonas azules (tema de la producción) o por qué sus habitantes logran esto, pero –sin duda– el estilo de vida, la edad y la detección temprana de los padecimientos nos permiten salir mejor libradas, incluso del cáncer de mama.

De hecho, hoy en día el tiempo de vida de una persona con cáncer está aumentando. Mucho se debe a las estrategias implementadas para combatir la enfermedad: el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) se ha enfocado en investigar y atender las necesidades de las pacientes con cáncer de mama según su edad. “Las decisiones médicas que se toman son diferentes en el caso de una mujer menor de 40 años, que en una de 65. El primer caso está en la edad productiva, en todos los sentidos, por eso el tratamiento debe llevar a una recuperación aún más rápida ”, explica el Dr. Enrique Bargalló, jefe de departamento del Instituto. Eso solo es uno de los múltiples factores que un oncólogo y su equipo (actualmente, en un tratamiento contra el cáncer colaboran aproximadamente 20 médicos especializados en distintas áreas involucradas) tienen que tomar en cuenta cada vez que valoran un caso nuevo.

Tratando la enfermedad

Cada historia de vida y paciente es diferente. Elizabeth Gazca tenía menos de 38 años cuando –gracias a que una maestra le dijo de la importancia de conocer su cuerpo y explorarse–, se descubrió una bolita mientras se estaba bañando: “Era del tamaño de la cabeza de un alfiler, pero no debía estar ahí”, nos platica. Acudió al doctor y le dijo que era por una contractura muscular, pero después de un año la bolita creció hasta medir dos centímetros; cuando volvió al médico le diagnosticaron cáncer en etapa dos.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2020