Clases para confiar en ti, impartidas por una DRAG QUEEN

Cosmopolitan en Español - México|Junio 2020

Clases para confiar en ti, impartidas por una DRAG QUEEN
La timidez desborda por la personalidad de muchas personas. ¿Qué puedes esperar de las reinas del arte del maquillaje, la seguridad y los tacones? Averígualo.
Por Ellie Abraham

Ellie con Divina de Campo (izquierda) y Vinegar Strokes.

Me miran sonriendo y yo paso saliva, mi garganta está tan seca que parece que me estoy ahogando. Amo mi trabajo y sé que puedo hacerlo. Me preparé para esta clase, sin embargo, mi cerebro está en blanco. En cuanto las chicas hagan la primera pregunta, voy a reprobar. Manden muchas bendiciones.

Todos se ponen nerviosos durante una entrevista de trabajo, pero lo que me sucedió fue más que las clásicas mariposas en el estómago. La timidez se apoderó de mi cuerpo y, cuando eso pasa, mi chip cambia por completo, es como si fuera otra persona. Cuanto más me enfoco en qué diré, más nerviosa me pongo y lo reflejo. No puedo sostener el contacto visual, tartamudeo, comienzo a hablarle a la pared (sí, así de extraña soy). Siento como si me hubieran arrancado la ropa, mi piel y hubiera quedado en los huesos. Me prometí que sería la última vez que esto pasaba. El retraimiento fue mi peor enemigo tóxico que me impidió ser yo misma. Ahora se volvió un némesis, claro que lo voy a derrotar a cualquier costo. Me convertiría en una reina de la confianza, la que entra a cualquier lado y todos la voltean a ver. No voy a dejar que ser tímida me robe más oportunidades en todos los aspectos. ¿Cómo lo haré? La respuesta vino como un rayo de luz en mi pantalla. Reino Unido estaba con la fiebre de las drag queens, tras el primer capítulo de RuPaul Drag Race, me quedé impresionada al vera esas diosas desfilar con glitter, diamantina y plataformas por la pasarela. Incluso cuando ellas cometían un error, lo hacían suyo, transformaban ese “momento”, levantaban la cara y salían victoriosas, triunfando ante las demás competidoras. Sin duda, necesitaba un poco de la confianza que reflejan. Me urge volver al salón de clases para tener una sesión impartida por estas gloriosas maestras.

Tips - adicionales

Estaba rodeada de props: una caja que tenía dentro una peluca, debajo de ella estaba una maleta color plata con la cinta de equipaje con los colores del arcoíris. Divina de Campo llegó, se sienta y mueve las uñas y, además, muere de risa.

“La timidez fue mi peor enemiga, la tóxica que me impidió ser yo misma”.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 2020