Adam Driver – La estrella oscura en ascenso
Rolling Stone - México|Diciembre - Enero 2020
Adam Driver – La estrella oscura en ascenso
Cómo la angustia y la intensidad melancólica de Adam Driver hicieron que el mundo se enamorara de un supervillano de ‘Star Wars’\
By Brian Hiatt. Fotografía de Carlos Serrao

Es difícil nombrar a un actor que haya tenido un 2019 más grande: Adam Driver, de 36 años, pasó su primavera y verano en Broadway, lanzando divertidos y desgarradores episodios nocturnos sobre el escenario en la obra de los años ochenta, Burn This junto a Keri Russell, y cerrará el año con tres películas seguidas: The Report (en la que Driver interpreta a Daniel J. Jones, el denunciante de la vida real que filtró una investigación condenatoria sobre el alcance de la tortura estadounidense a sospechosos de terrorismo), Marriage Story de Noah Baumbach (en la que interpreta a un director de teatro que vive la historia de terror por una batalla de divorcio y custodia con Scarlett Johansson) y Star Wars: The Rise of Skywalker (en la que termina su trilogía como Kylo Ren en una de las películas más esperadas, el Emperador regresa y, si crees en el tráiler, C-3PO podría morir).

Driver está teniendo problemas para aceptar esta temporada de triunfos, o tal vez evita deliberadamente pensar en ello. “A menudo pienso que hay alguien esperando al final”, dice, “con un matamoscas gigante. Estoy esperando que la realidad golpeé”.

Aporta un enfoque casi monomaníaco a su profesión, siempre buscando la manera difícil de hacer las cosas, tal vez porque extraña el “ambiente de alto riesgo” de su abortada carrera en la Marina. Pero Driver es completamente él mismo, incluso como el hijo de Han Solo y Leia Organa, un papel que lo encontró con un monólogo al casco derretido de Darth Vader. J.J. Abrams, director de The Force Awakens y The Rise of Skywalker, y un gran admirador de Driver, dice que el comportamiento entre escenas del actor puede “a veces ser desagradable... porque está tan metido en su cabeza que no sabes cómo hablar con él. Todo es porque él está procesando. No es sólo que él está como: ‘Ah, estoy de mal humor’. Está lidiando con el material”. Según cuenta la historia, mientras Mark Hamill hacía la película de Star Wars original, una vez se preocupó en voz alta diciendo que después de que Leia, Han y Luke escaparon del compactador de basura en la Estrella de la Muerte, su cabello debería haber estado mojado y despeinado en escenas posteriores. Harrison Ford sonrió y le dijo: “Esto no es ese tipo de película, chico”.

Para Driver, cada película es ese tipo de película.

Todo un subgénero literario podría construirse a partir de los intentos de describir el físico de Driver. Entre los mejores es cuando un personaje de Girls dice que se ve como “un criminal de antaño”; lo más cruel e inexacto proviene del propio Driver, que calificó sus rasgos de adolescente como “rata”. Lo que originalmente llamaba la atención sobre él en sus días de Girls perpetuamente sin camisa sigue siendo así: hipermusculoso, con cuerpo perfeccionado, en contraste con una cara que parece menos terminada, más mutable, casi un borrador de una cara, terminada sólo cuando está en el personaje.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Diciembre - Enero 2020