¿Y si Churchill hubiera muerto antes de 1940?

Muy Historia|Abril 2020

¿Y si Churchill hubiera muerto antes de 1940?
Winston Churchill tuvo una larga vida, pero estuvo a punto de morir varias veces antes de ser el primer ministro del Reino Unido que se enfrentó a Hitler. Sufrió desde niño una cantidad inverosímil de percances y enfermedades potencialmente mortales y sobrevivió a un incendio y una puñalada, a dos desastres aéreos, a tres accidentes automovilísticos, a cuatro episodios de neumonía y a cinco guerras... siempre en primera línea de fuego.
JOSE PARDINA
LONDRES, OTOÑO DE 1940. Si Churchill hubiera muerto antes de cumplir los 67 años, tal vez Hitler le habría encargado a Albert Speer –a su izquierda– la nueva decoración del Big Ben nacionalsocialista, como se ve en este montaje.

Puede una sola persona cambiar el curso de la historia? Sin duda. Y Sir Winston Churchill, primer ministro de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial (19401945), es la prueba. Si hacemos caso a la doctrina del materialismo histórico –hegemónica en nuestras universidades durante el último cuarto del siglo XX–, la historia sería solo una sucesión de impersonales y vastas fuerzas económicas y sociales impulsadas por la lucha de clases. Los individuos serían irrelevantes en el transcurrir de los acontecimientos. Churchill (1874-1965) desmintió a los historiadores marxistas y marcó la diferencia, cual una ‘palanca del destino’: si en mayo de 1940 no hubiera estado donde estaba, si tras el desastre de Dunkerque no hubiera organizado la resistencia contra la barbarie nacionalsocialista, si no se hubiera negado con firmeza –frente al criterio de sus propios ministros– a cualquier componenda de paz con Hitler, la máquina de guerra nazi habría laminado Europa, desde Portugal a los Urales.

¿AZAR O DESTINO?

Lo que pocos saben es que Churchill ya debería haber estado muerto, y bien muerto, en aquel oscuro y decisivo mayo de 1940 en el que había cumplido los 66 años. El azar y su resistencia física se conjuraron para evitarlo, a pesar de su temeridad insensata. Es lo que ahora ha revelado el historiador Andrew Roberts en su última y casi definitiva biografía, Churchill: Walking with Destiny (entrevista en Muy Historia nº 121).

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Abril 2020