Gourmet de México
Tabasco Pez diablo Protena Ceviche Plaga Image Credit: Gourmet de México
Tabasco Pez diablo Protena Ceviche Plaga Image Credit: Gourmet de México

Pez diablo, una plaga en aprovechamiento

Una vez que se tiene claro que la belleza del plecostomus está en su interior, su consumo se presenta como una opción viable para remediar la deliciosa plaga.

Texto Karely Hernández. Fotos Jesús David

Comer es un acto cultural impregnado de usos y costumbres con carga histórica, simbólica e incluso emocional. En el caso de Tabasco —para que sepa quien no es del estado—, nuestra comida resulta un tanto exótica por las proteínas que la conforman; buenos ejemplos son el pejelagarto, la tortuga y el armadillo, tres animales de uso común en la dieta local. El primer contacto puede ser difícil, pero una vez que se prueban, siempre se quiere regresar a esos sabores. Tal es el caso del pez diablo, una especie muy sabrosa y nutritiva a la que debemos darle una oportunidad.

Una cosa es comernos un pejelagarto y otra, un pez diablo, ¿cierto? En Tabasco, esta especie sudamericana es asociada con las plagas debido a que se da por montones. Mientras que en países como Brasil, por conocer sus altos beneficios nutrimentales, la consumen con regularidad, nosotros apenas estamos en las etapas de convencimiento ante el comensal y de fomento a su pesca. ¿Es seguro comerse un pez diablo sacado de la laguna de Las Ilusiones?

Desde luego, no se trata de ir al parque y pescar un ejemplar. En 2013, el maestro en Ciencias Salomón Páramo y Mike Mitchell (colaborador e investigador de la UJAT), tras estudiarlo, afirmaron que se trata de un pez agresivo y territorial que puede resultar nocivo para las especies nativas puesto que cuenta con pocos depreda


Continue Reading with Magzter GOLD Subscription

Log in if you're already a subscriber

Get unlimited access to thousands of curated premium articles and 5,000+ magazines

Try FREE for 7 days

More from Gourmet de México