De Tintos Y Blancos
Gourmet de México|Septiembre 2019
De Tintos Y Blancos
El arte de vinificar inicia con el cuidado del cultivo, el empeño de agricultores además de un caprichoso terroir
Jose Luis Amador

El destino es Valle de Guadalupe, municipio de Ensenada, Baja California, región vitivinícola que destaca por las bodegas que concentra y que le han dado fama a la zona. La paleta de colores es verde vegetal, cafés terrosos, con un hermoso cerro rocoso en un perfecto contraste con el azul del cielo.

La historia de Casa Pedro Domecq comenzó en 1999. Su primera misión en Baja California fue elaborar y producir en nuestro país el popular brandy que caracteriza a la marca. Hoy el viñedo reabre sus puertas para dar a los visitantes un tour por la bodega, y la sala de cata para experimentar emociones y sensaciones.

LOS PRIMEROS BROTES

Nuestro guía es el enólogo Alberto Verdeja, quien llegó a la bodega en . “Entré a trabajar al laboratorio, al área de control de calidad. De inicio me encargué de la parte analítica, así entendí cómo se compone el vino y aprendí de todos sus componentes. Después tomé el rol de jefe de producción. En 2012 obtuve el puesto de enólogo y, a partir de 2016, asumí también el cargo de gerente de bodega”, comentó Alberto.

Tener una botella de calidad comienza en el viñedo, en el campo, sitio donde la vitis vinífera es susceptible al terroir, al clima, a las condiciones atmosféricas y de humedad. Para ello está el agrónomo Rafael Bojórquez, con 23 años de experiencia. Explicó que sus vides son plantas bastante golpeadas, de 46 años de edad. Anualmente deben llegar a las 350 o 450 horas de frío, parámetro que les indica que ya pueden ser podadas, listas para dar sus primeros brotes.

TIERRA VINÍCOLA

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre 2019