Switch to previous version of Magzter
E.T. ¿ESTÁS AHÍ?

Desde siempre la humanidad ha pensado en la posibilidad de encontrarse con una civilización alienígena, y los estamos buscando. EntÉrate de cómo y dónde... aunque ¿los reconoceríamos si los viéramos?

Ariadna Rabago

Cuando miras al cielo en una noche estrellada, sabiendo que todos esos puntitos que ves son planetas o estrellas, ¿has imaginado la posibilidad de que algo vivo allá piense lo mismo cuando mira hacia la Tierra? ¿Has tenido la fantasía de que un ovni aterriza frente a tu casa y un alienígena sale a saludarte? Desde hace muchísimo tiempo nuestra especie se ha preguntado si estamos solos en el Universo, y hasta hoy no lo sabemos, porque no hemos conocido a ningún vecino cósmico. Pero el hecho de que haya vida inteligente en nuestro planeta sugiere que, si existen las condiciones adecuadas y el tiempo suficiente, tal vez podría haber civilizaciones tecnológicamente desarrolladas en otros mundos. Entonces, si no nos han contactado, ¿será que no quieren nada con nosotros?, ¿que su tecnología no es lo suficientemente avanzada?, ¿que son tímidos?, o… ¿de plano que no hay nadie fuera de la Tierra?

¡No te reconocí, marciano!

¿Cómo sabes que algo está vivo? Quizá tu respuesta sea algo como:

Porque se mueve. (Pero hay organismos que no se mueven nunca en su vida.)

Porque evoluciona. (Pero hay seres vivos que no han cambiado en millones de años.)

Porque se reproduce. (Los virus se reproducen y no los consideramos vivos. Las mulas están vivas pero no pueden reproducirse.)

Porque se va a morir. (Pero hay una especie de medusa que es casi inmortal.)

Imagina, por decir algo, un programa de cómputo: puede pasar de una computadora a otra (se mueve), cambiar para adaptarse a un nuevo sistema operativo (evoluciona), replicarse (se reproduce) y ser sustituido por otro (muere). Pero... ¿estaba vivo?

La disciplina científica que estudia la vida es la biología, y no sólo estudia a cada ser vivo por sí mismo –su evolución, su estructura fisiológica, sus características– sino su relación con los demás seres y con el ambiente, pero resulta que en honor a la verdad y a lo mucho que sabemos de la vida gracias a ella, lo que no hemos logrado es definir exactamente qué es la vida. No creas que por complicado nadie está tratando de responderlo, es sólo que parece que entre más sabemos de la vida, más difícil es describir qué características son indispensables para reconocer que algo está vivo pues, por cada una, hay varias excepciones.

Los biólogos cuentan un chiste: “Pregúntale a 100 biólogos qué es la vida y obtendrás 130 respuestas diferentes”. Ja, ja.

No vamos a clavarnos más en este tema (aunque de verdad es apasionante) porque seguramente ya captaste uno de los principales retos para buscar vida extraterrestre: si no logramos definir qué es la vida, ¿cómo vamos a identificarla en otro lugar de nuestro Sistema Solar, nuestra galaxia o el Universo? Imagina que el róver Opportunity, que justo ahora está en Marte, pasara junto a un marciano y no lo saludara no por ser ‘maleducado’, sino por no corresponder ese ‘marciano’ a los criterios que tenemos para definir la vida. La Dra. Carol Cleland, maestra de filosofía en la Universidad de Colorado y miembro del Instituto de Astrobiología de la NASA, opina que debemos “alejarnos de nuestro concepto actual de la vida [como la conocemos] para estar abiertos a descubrir vida como no la conocemos”.

Lo anterior es importante porque aun si no podemos definir EXACTAMENTE qué es la vida, sabemos que un pulpo está vivo pero una roca no, y conocer lo más posible de la vida y sus interacciones nos lleva a desarrollar detectores, experimentos o sistemas para buscarla que, incluso si resultan estar mal, son un aprendizaje en nuestro conocimiento acerca del origen de la vida, la vida en la Tierra y su posible existencia en el cosmos.

Vida en otros mundos

La gran incógnita que todos quisiéramos responder es si hay vida en otro lugar del Universo, y hasta este momento la respuesta es… no lo sabemos. Pero pregúntale a quien quieras y verás que casi todos creen que es posible. En 1961 Frank Drake lo resumió con la ahora llamada “ecuación de Drake”, la segunda más famosa del mundo después de la E-mc2 de Einstein. Dice así:

¿Complicado? Ya verás que no. Es sólo una multiplicación:

Número de civilizaciones en la Vía Láctea cuyas emisiones electromagnéticas son detectables.

Tasa de formación de estrellas donde puede desarrollarse vida inteligente.

Fracción de esas estrellas con sistemas planetarios.

Número de planetas en cada sistema solar con un medio propicio para la vida.

Fracción de esos planetas donde la vida surge.

Fracción de esos planetas donde la vida alcanza un nivel de inteligencia.

Fracción de civilizaciones que desarrollan una tecnología que emite al espacio señales detectables.

Lapso en que esas civilizaciones emiten esas señales.

El problema, claro, es que hasta ahora no tenemos todos esos datos. Por ejemplo, no sabemos en qué porcentaje de planetas pueda surgir la vida. Pero checa los siguientes números (de una vez te avisamos que son cifras muy grandes) y decide por ti mismo si te resulta probable que la vida –y más aún, la vida inteligente– exista en otro lugar del cosmos.

Usando el telescopio Hubble, calculamos que hay entre 100,000 y 200,000 millones de galaxias en el Universo observable (hasta donde ha llegado la luz, aunque el Universo es más grande). Este número va a aumentar muchísimo con telescopios más potentes, pero por ahora vamos a promediar y digamos que hay 150,000 millones de galaxias.

En una galaxia como la nuestra hay unos 100,000 millones de estrellas (soles); en números: 100,000,000,000. Si multiplicamos las galaxias por las estrellas, tenemos un total de 15,000,000,000,000,000,000 soles en cada galaxia.

Si suponemos que de esos soles, sólo el 10% son más o menos como el nuestro (ni muy fríos ni muy calientes, ni muy pequeños ni muy grandes), resulta que hay 1,500,000,000,000,000,000 soles similares al nuestro.

Continue Reading with Magzter GOLD

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Abril 2018