La Entrevista Más Esperada María Teresa Campos Y Toñi Moreno Se Reconcilian
REVISTA SEMANA|Junio 5, 2019
La Entrevista Más Esperada María Teresa Campos Y Toñi Moreno Se Reconcilian

Se reencontraron después de dos años distanciadas y derrocharon complicidad. “Se acabó. No soy rencorosa y estoy aquí”, dice la Campos, que tiene un proyecto para volver a televisión

SI hay cariño, respeto y admiración cualquier problema se supera. Aunque lleve su tiempo. Y en el caso de María Teresa Campos y Toñi Moreno el problema ha tardado dos años en solucionarse.

El distanciamiento de las dos presentadoras vino cuando Toñi y su Viva la vida sustituyeron a María Teresa y a ¡Qué tiempo tan feliz! en las tardes de Telecinco.

Muchos lo consideraron una especie de traición aunque Toñi, que nunca ha ocultado la veneración que siente por la matriarca de las Campos, intentaba quitar hierro al asunto. Pero lo cierto es que hasta ahora no habían vuelto a coincidir, ni dentro ni fuera de los platós. Y el reencuentro fue en Canal Sur, en el programa Un año de tu vida. Un momento cargado de emoción y de muchos nervios, como confesaba la propia Toñi Moreno.

La ‘cobardía’ de Toñi

De hecho llegó a temblarle la voz y apenas podía contener las lágrimas cuando se abrazó con la periodista, a quien considera su maestra. Esta fue, sin duda, una de las entrevistas más especiales a las que se ha visto enfrentada. Y se notó.

Cuando me contrataste hace años me leí todo lo que había sobre ti, porque no quería fallarte. Tú no me has fallado nunca.

Bueno, alguna vez sí...

Pero eso es otra cosa de lo que podemos hablar.

Porque no me fallaste por lo que tú crees. ¿Sabes porqué me fallaste? Por cobarde. Porque me lo tenías que haber dicho.

¿Te tenía que haber llamado para contarte que me ofrecían el programa?

Sí, y te habría dicho: “Hija, para que lo haga otra prefiero mil veces que lo hagas tú”.

¿Lo habrías dicho?

Por supuesto. Si a mí ya me lo habían quitado. Pero ya no voy a dar ni el gusto de decir nada. Algunas veces pienso que yo he escrito siete libros y a lo mejor un día escribo el octavo con esta historia tan bonita... Pero eso no es para ahora.

Yo no tenía la sensación de haberte fallado.

Si te hice daño te pido perdón. Yo no quería que me pidie ras perdón... Yo tengo un defecto, al menos mis hijas dicen que lo es: no soy rencorosa. Ya se acabó.

Hay una cosa que también me dolió a mí. Cuando te dio el ictus me moría de angustia, porque te quiero mucho. Y tu hija Carmen, a la que adoro, me decía: “No la llames ahora, que la vas a alterar”. Y me moría de pena ¿sabes? Lo tenía que decir, porque si no, no me lo quito.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 5, 2019