Inés & los 7​​​​​​​
Caras México|Septiembre 2018
Inés & los 7​​​​​​​

En exclusiva, la guapa conductora de televisón nos presenta a su hija María. Además nos cuenta todos los detalles de su día a día con su divertida y grande familia.

Por Mari Tere Lelo de Larrea desde Miami

Quien sigue de cerca a Inés Gómez Mont en sus redes sociales, podría enamorarse muy fácilmente de su familia. Empezando por su hija mayor, “Inesita”, que con su ternura cautiva a cualquiera, pasando por “Mayito” (hijo de su esposo Víctor Manuel Álvarez Puga), su cómplice y amigo, siguiendo por los triates Javier, Bruno y Diego, los más carismáticos y pícaros, hasta llegar a Bosco, el travieso de la casa… a todos ellos se suma una nueva integrante: María, a quien tuvimos la oportunidad de conocer durante esta entrañable sesión de fotos en Miami.

Durante la entrevista, la guapa conductora nos cuenta cómo fue la inesperada pero muy deseada llegada de María a su familia, de qué manera se divide para ser una mujer exitosa en el trabajo, comprometida con su fundación FIGMA (Fundación Inés Gómez Mont Arena, A.C.), y una excelente mamá. Además nos platica cómo vive esta increíble etapa al lado de su esposo y el resto de su familia.

¿Cómo fue la llegada de María a su familia?

Fue muy sorpresiva y muy deseada. La verdad es que cuando tuve la cirugía a la que me enfrenté, ya estaba muy hecha a la idea de que no iba a poder volver a embarazarme y mucho menos de una niña, porque primero va la salud, y la verdad es que ya hay muchos niños en la familia y los doctores me dijeron que evidentemente en mi caso iba a ser muy difícil que me volviera a embarazar. Entonces cuando me someto a la cirugía, antes de entrar al quirófano los médicos me decían: ¿cuál es tu sueño?, pide un deseo, y yo les contestaba: vivir (risas) y ellos me comentaban que eso ya era seguro, que pidiera otro y yo decía “tener una hija”, y todos los doctores que estaban reunidos me respondían: “¿estás loca, Inés?”. Tres meses después de la cirugía que estaba en rehabilitación, me comentó el Doctor Q (Alfredo Quiñones-Hinojosa): “¿Te acuerdas del deseo que nos pediste antes de entrar al quirófano de que querías embarazarte?, bueno, pues permiso médico ya tienes y te puedes embarazar y ojalá tengas a tu niña”. Pasó más tiempo, me dejé de cuidar y me tocaba mi revisión y le dije “Doctor Q, no puedo ir porque no me puedo hacer una resonancia porque estoy embarazada”... eran unos gritos de emoción porque nunca pensaron que con la operación en la pituitaria me iba a volver a embarazar, porque controla todo lo hormonal... pero eso es un indicador de que estoy más sana que nunca y que mi pituitaria está trabajando normal. Hasta utilizaron mi caso en las conferencias que da el Doctor Q a nivel mundial de uno de los casos de éxito que ha tenido… me decía “eres la mujer más fértil que conozco”, yo sólo le respondía “ni le digas a mi marido porque corre” (risas).

¿Qué significa esta bebé para ustedes?

No sabíamos si era niño o niña, lo dejamos en manos de Dios; yo soy muy devota en ese sentido... entonces pensábamos que si hubiera sido niño, iba a ser igual de deseado, y si era niña nos iba a hacer un sueño realidad, yo ya llevaba mucho tiempo queriendo una hija, ¿sabes? Te puedo decir que la llegada de María fue una bendición a mi vida, como todos mis hijos, fue una gran sorpresa y es mi regalito del cielo.

¿Qué sentiste cuando la viste por primera vez?

No, bueno, no cabía de la emoción, sigo sin creérmela a veces. Todavía tengo que darme un golpecito a mí misma para espabilarme y asimilar que sí es niña… a veces le hablo hasta en masculino de “ay, mi chiquito”, como estoy tan acostumbrada a los niños (risas).

¿Cómo han sido estos primeros meses con la bebé en casa?

Pesados y cansados por las desveladas y las desmañanadas… he estado muy sacrificada y enfocada en la lactancia que la verdad no es mi mejor rol; hay algunas mujeres que se les da muy fácil, a mí en todos mis embarazos se me ha hecho muy complicado, pero se me hace una muestra de amor gigante que le podemos dar a nuestros hijos y es un sacrificio que a la larga les genera muchos beneficios, entonces vale la pena el esfuerzo, pero también a las que no les sale o sufren con el tema, hay muchísimas fórmulas que lo sustituyen y no pasa nada. Yo en lo personal respeto muchísimo a las que le dan pecho y a las que no, es decisión de cada quien; en mi caso la lactancia me parece pesada y tampoco soy de dar mucha leche y es de estar con una rutina y constancia para poder alimentar a la bebé, pero me siento muy feliz.

¿Cómo se porta?

¡Es una santa!, se porta muy bien, bueno, hasta ahorita, porque lo mismo decía de Bosco y ahora es el más travieso de la familia (risas). Pero es una santa, la verdad es que no me ha dado ni medio problema, no tiene reflujo, duerme cinco horas seguidas, me deja descansar en las noches… ha sido una superhija, yo creo que es un molde perfecto para esta familia, ha encajado muy bien en tiempos y en todo, al final del día no me ha hecho dividirme ni distanciarme de unos ni de otros. María se porta superbién.

¿A quién dirías se parece más?

Lo primero que me dijo May en el quirófano fue “sacó tus orejas” (risas), yo tengo unas orejas muy peculiares, pero sí se parece a mí… yo pensé que se iba a parecer a él y más porque tengo a Bosco que es indéntico a May, y qué te digo… mi corazón está lleno de amor, la estoy disfrutando al máximo, todos los momentos con mi princesa son increíbles, como sé que ya es la última, disfruto cada faceta de la bebé.

“Después de mi operación, aprendí a gozar y a valorar cada minuto de mi vida. Trato de entregar siempre todo a mí y a los míos y gozar la vida de una manera positiva y con muchísima gratitud”.

A sus dos meses, ¿cómo definirías su personalidad?

Yo creo que va a tener carácter fuerte, pero al mismo tiempo va a ser muy dulce. La veo muy tranquila y muy paciente, no llora casi nunca y cuando tiene hambre sólo hace un gesto… yo creo que sí nos eligió desde el Cielo y sabía perfectamente que tenía que acoplarse en una familia grande y ser muy paciente; porque en esta casa todos tienen que ser así porque a cada uno le toca tiempo en ciertas cosas, porque dividirse en tantos es complicado, y mi esposo igual, pero tratamos de aportarle a cada uno su espacio y su tiempo.

¿Cómo eligieron su nombre?

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre 2018