MCCORMICK ESTA QUE ARDE
Forbes México|Octubre - Noviembre 2019
MCCORMICK ESTA QUE ARDE
Hace dos años, esta firma gastó más de 4,000 MDD para comprar un montón de productos básicos de supermercados estancados. En ese momento, los inversores odiaban el trato. Pero estaban equivocados.
Chloe Sorvino

Una colmena de cien-tíficos especializa-dos en alimentos, con batas blancas de laboratorio y gafas protectoras, pululan silenciosamente alrededor del ceo de McCormick & Co, Lawrence Kurzius, llenando tubos de ensaye y olfateando el contenido acercando la nariz.

Un jardín de hierbas crece en la pared detrás de ellos, acentuando la habitación con brotes frescos de semillas de mostaza, chícharos color ámbar, perejil brasileño y otras especias. El nativo de Alabama, de 1.90 metros, está en su ambiente; su lento arrastre sureño se desliza, mientras los asistentes accionan el laboratorio: un evaporador rotativo que extrae sabor sin calor; una centrifugadora lo suficientemente potente como para convertir condimentos espesos y pulposos en líquidos totalmente claros y sabrosos; y un banco de ocho quemadores de inducción.

“Nos tomamos muy en serio la ciencia del sabor”, dice Kurzius, con 16 años de experiencia en el mayor proveedor mundial de especias, y agrega que rechazó los planes originales enfocados en una cocina austera. “Toda la industria nos espera para dar una idea de lo que sigue. Les dije que no puede ser lo suficientemente bueno... porque no es lo suficientemente caro”.

Desde que Kurzius, de 61 años, tomó las riendas hace tres años, las ventas aumentaron 26%, a 5,400 millones de dólares (mdd), y el precio de las acciones de la compañía, con sede en las afueras de Baltimore, Maryland, se ha duplicado. Ese desempeño del mercado y una reputación de creatividad en una industria mercantilizada es lo que ha llevado a Kurzius al puesto 37 en nuestra primera lista anual de los 100 líderes corporativos más innovadores de Estados Unidos.

La mayor parte de ese crecimiento proviene de la compra de los activos alimenticios del Grupo Reckitt Benckiser, con sede en Reino Unido, por 4,200 mdd, hace dos años. Eso fue más que el costo combinado de todas las adquisiciones realizadas en los 130 años de historia de McCormick, y los inversionistas lo odiaron, lo que hizo que las acciones cayeran un 5% el día que se anunció.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre - Noviembre 2019