Los millennials al poder
Forbes México|Noviembre 2016
Los millennials al poder

El estereotipo dice que los integrantes de esta generación no se entregan y que cambian de trabajo con facilidad; pero, ¿qué pasa cuando, al mando de las grandes compañías, llega uno de ellos? Podría producirse un cisma, pero sería peor prescindir de él y arriesgar la continuidad del negocio.

Aline Valdez

LA GENERACIÓN MILLENNIAL Y SU IRREVERENCIA EMPIEZA A LLEGAR A LOS ALTOS cargos de los corporativos. Por ahora convive con otras generaciones, pero eso está a punto de cambiar.

Para 2020, los equipos directivos de las empresas estarán mayoritariamente conformados por millennials. Ellos serán los líderes y los baby boomers ya no estarán, señala María Eugenia Pistacchia, directora en México de Von der Heide, una consultora en recursos humanos y gestión de talento.

Ya sea por la renovación natural de la edad productiva o porque la generación del milenio se ha ganado prematuramente la confianza para tomar las riendas, el hecho es que algunos ya viven el proceso de adaptación a la cultura corporativa. O al revés: las compañías se adaptan a ellos con tal de contar con su talento y su ánimo innovador, algo que las generaciones previas ya no tienen.

Los millennials relevan a los nacidos entre 1946 y 1965, llamados baby boomers, y a los nacidos entre 1965 y 1980, o generación X (también llamada generación de la obediencia: dejan de lado la jubilación y planean seguir activos laboralmente por más años), señala Gilberto Lozano, de la consultora Ernst & Young (EY).

Ejemplos de la nueva oleada de jóvenes ceo los encontramos en dos compañías familiares: Inmuebles Carso, cuyo director general (de 31 años) es Gerardo Kuri, y la cadena de restaurantes CMR, con Joaquín Vargas Mier y Terán (de 33 años) en la dirección general.

INCENTIVOS, EL ANZUELO

En México, alrededor de 30 millones de personas nacieron entre 1981 y 1995, según INEGI, lo que las convierte en millennials o generación Y.

Conforman el sector más extenso de población económicamente activa (PEA) y, por tanto, se caracterizan por generar una alta rotación laboral y un deseo exacerbado de que les reconozcan su esfuerzo y potencial. Son idealistas en búsqueda permanente de un lugar donde desarrollarse profesionalmente, dice Lozano.

Los millennials conforman el 65% de la fuerza laboral en el país, pero necesitan de alicientes para permanecer en un mismo empleo, como tener al frente un buen estilo de liderazgo y que haya oportunidades de crecimiento reales, incluida la capacitación constante, indica Laura Obregón, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH).

Todos los millennials, en cualquier puesto y nivel, buscan un empleo que les ofrezca un espacio donde dialogar y externar sus ideas, con modelos colaborativos en los que, sin importar el cargo, se trabaje como un único equipo, señala Pistacchia. Pero, ante todo, buscan un lugar donde la estructura organizacional sea flexible y permita un rápido crecimiento profesional.

Las compañías diseñan programas para acompañar el talento de los millennials y formarlos en la cultura empresarial, para que crezcan en ella y lleguen a los altos cargos. Un ejemplo es la vieja práctica de la rotación por diversos puestos de la empresa para que adquieran experiencia en diferentes áreas. Otro es la llamada “sombra”: todo el tiempo, el millennial es acompañado por un colega de más experiencia para que aprenda todo lo que necesita saber en beneficio del negocio.

Por lo mismo, los millennials deben tener disposición para aprender del lugar al que llegan y aportar conocimientos frescos que nutran la cultura de la empresa.

No se trata de que se adapten a una cultura empresarial o viceversa, sino de lograr una mezcla de ambas cosas, pero cuidando que nunca se pongan en peligro los estándares que han dado éxito a la compañía, opina Antonio Sancho, director y profesor del área de Dirección de Personal del IPADE.

Por lo regular, los millennials que llegan a los altos puestos directivosvienen de dos mundos: el del emprendedor exitoso y el de las empresas familiares, señala Lozano.

Lo que es una constante, según el experto de EY, es que ésta será la generación que gane menos que las anteriores porque, mientras las otras no se jubilan ni dejan los grandes puestos, la del milenio recibe a una nueva generación, la Z, la cual es mucho más dócil.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Noviembre 2016