La Mente Que Echó A Volar Drones
Forbes México|Septiembre 2018
La Mente Que Echó A Volar Drones

Daniel Guardan perdió, a los 14 años, dos dedos de la mano en un accidente con explosivos. Dos años después, ganó un concurso de robótica con una mano electromecánica que le permitía volver a jugar boliche, y hoy es la estrella de Intel en materia de drones, una nueva rama de negocios que cambiará... hasta la pirotecnia.

Viridiana Mendoza Escamilla

En 2016, Intel dio a conocer que Ascending Technologies sería su adquisición número 71. Después de haber trabajado de manera conjunta en pilotaje y programación de drones, la compañía tecnológica apostaba porque esta startup alemana fuera parte de su portafolio, incluido su fundador, Daniel Guardan, quien sufrió un accidente con explosivos en su casa, siendo adolescente, lo que lo llevó a sumergirse en el desarrollo de una aplicación tecnológica que le permitiera recuperar la forma en que vivía antes del incidente.

“Tenía 14 años cuando perdí dos dedos de la mano derecha. Siempre me gustó la ciencia, porque te permite cambiar lo que está a tu alrededor, y pensé en cómo podría ayudar en mi situación. Antes de mi accidente, me gustaba mucho jugar bolos; supe que eso no volvería a ser lo mismo y por eso construí una prótesis robótica electromecánica que me permitiera volver a tener utilidad en mi dedo índice. Ése fue uno de mis primeros proyectos”, dice en entrevista.

Su prótesis experimental le valió ganar la competencia Jugend Forscht, un concurso que busca que los jóvenes interesados en matemáticas, informática, ciencia y tecnología encuentren patrocinadores que promuevan su talento (se organiza en Alemania y está abierto a personas de hasta 21 años).

El siguiente proyecto destacado al que se dedicó fue un quadrocopter (un pequeño artefacto volador no tripulado, propulsado por cuatro rotores), algo cercano a los drones de hoy, pero que tenía una particularidad: era manipulado con un guante.

“Hice de mi hobby mi pasión y mi profesión. Con el paso del tiempo, junto con algunos cofundadores, creamos Ascending Technologies (AscTec), que fue adquirida por Intel”, relata.

REVOLUCIONAR LA PIROTECNIA

El primer acercamiento con Intel fue para el desarrollo de su AscTec Firefly, un dron que portaba una cámara RealSense de tercera dimensión proporcionada por Intel y que podía captar imágenes a una velocidad cercana a 20 kilómetros por hora; los sensores 3D evitaban que el dron chocara con árboles o cables e, incluso, permitía que recordara dónde estaban los obstáculos para cumplir con una trayectoria limpia.

También destaca el desarrollo del The AscTec Falcon 8, con el que se lograron las primeras imagenes de dibujos de luz generadas por drones controlados por un software de pilotaje.

Los fotógrafos conocen este efecto como “fisiograma”, se logra cuando se deja abierto el obturador de la cámara en condiciones de poca iluminación y, al mismo tiempo, un objeto luminoso se mueve dejando un rastro brillante de luz. El resultado es una figura que se crea con la trayectoria del movimiento.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre 2018