La Batalla Por Los 300 MDD
Forbes México|Octubre - Noviembre 2019
La Batalla Por Los 300 MDD
En un intento más para lograr que el gobierno destine ese dinero a la promoción, Pablo Azcárraga Andrade propone extender el cobro de derechos de no residente a los turistas que llegan en cruceros y, lo recaudado, emplearlo en gasto social en los cinturones de miseria que rodean los grandes destinos turísticos.
Zacarías Ramírez Tamayo

Los empresarios turísti-cos no renuncian a su propósito de recuperar los 300 millones de dólares (mdd) que se destinaban a promocionar en el extranjero los destinos turísticos del país, y que el gobierno de la 4T planea destinar al Tren Maya. Ha pasado medio año desde que el Congreso decidió desaparecer formalmente el Consejo de Promoción Turística; pero, antes que resignarse, Pablo Azcárraga Andrade, representante de los grandes hoteleros en su posición como presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), eleva el tono de sus reclamos y lanza advertencias sobre los impactos negativos que, a su parecer, ya registra la actividad turística por la falta de promoción.

Pero, a la vez que endurece sus críticas, el también presidente del consejo de Grupo Posadas lanza una propuesta: ampliar la carga tributaria a los turistas que vienen a México, con el fin de incrementar la bolsa a 500 mdd. De ese modo, sugiere el empresario, se puede devolver los 300 mdd a la promoción y emplear los 200 millones restantes en inversión social en las zonas deprimidas que rodean los destinos turísticos (uno de los puntos más criticados del modelo turístico mexicano).

Azcárraga espera que esta propuesta mueva a las autoridades de su posición de dejar en los hoteleros el costo de la promoción de los destinos. “Nos hemos reunido con Marcelo Ebrard [secretario de Relaciones Exteriores, SRE], con Alfonso Romo [ jefe de la Oficina de la Presidencia], con el secretario de Turismo [Miguel Torruco], con el director general de Fonatur [Rogelio Jiménez Pons], etcétera, para tratar de generar un cambio en el quehacer turístico en el país”, dice el dirigente, con evidente enfado. “La semana pasada [la última de agosto] tuvimos una reunión en la Secretaría de Turismo, la primera del que ahora se llama el Consejo de Diplomacia Turística: una idea que empujamos nosotros, tratando de encontrar un mecanismo que sumara a la SRE con Sectur”.

Azcárraga afirma que, hasta agosto, el negocio de los grupos hoteleros que reciben sobre todo viajeros extranjeros se ha erosionado, con caídas en el volumen de visitantes de 6%, baja en las tarifas de hospedaje de 18%, y aumento de los salarios y las tarifas eléctricas. “Hasta el año pasado, llevábamos siete u ocho años de crecimiento de doble dígito en los principales indicadores turísticos”, afirma. “Estimo que podamos estar viendo, en esta última parte del año, pérdida de empleos en las empresas hoteleras, porque ya no tenemos otra opción”.

El CNET, que preside Azcárraga, tiene, en su página, las estadísticas hasta abril, las cuales indican que el volumen de turistas aumentó 6%, y los ingresos, 15%. Pero, en los datos de Inegi a junio, la llegada de turistas internacionales muestra una baja de 9%, y los que llegaron por avión, que se calcula aportan ocho de cada 10 dólares del total de divisas turísticas, fueron 1.9% menos.

“[En las reuniones con altos funcionarios federales] no ha pasado nada. Caímos otra vez en el juego de hablar de lo que no es prioritario o importante, de justificaciones y una serie de cosas que tienen fines más políticos que económicos. Mi conclusión es que la reunión fue un desastre. Los del sector empresarial salimos de las reuniones sintiéndonos frustrados”.

Como evidencia de la importancia de la promoción de los destinos turísticos en el exterior y las campañas de comunicación para contrarrestar la información negativa, como la inseguridad y la invasión de sargazo en las playas de Cancún, Azcárraga afirma que el volumen de turistas foráneos que pierde México lo están ganando otros destinos del Caribe, como República Dominicana, Jamaica, Puerto Rico y Aruba.

Hace una década, del total de estadounidenses que salían de su país a vacacionar vía aérea, 10% venía a México; pero, gracias a buenas campañas de promoción, esa cuota subió a 18%, asegura el dirigente. “Hoy, ese market share ya cayó a 17%”, lamenta.

El dirigente asegura que el Derecho de No Residente (DNR), que pagan al adquirir su boleto de avión los turistas que vienen de visita a México, y que es el origen de los 300 mdd que reclaman los hoteleros, se implantó hace 20 años y fue idea de los empresarios. Este dinero no sale del presupuesto y no le cuesta nada a los contribuyentes mexicanos, señala, pero costó mucho trabajo convencer a la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) de que las aerolíneas hicieran ese cobro en los boletos de avión.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre - Noviembre 2019