El Casero Da Un Salto Evolutivo

Forbes México|Septiembre - Octubre 2019

El Casero Da Un Salto Evolutivo
Con capital de Ivanhoé Cambridge y Citibanamex Afore, la inmobiliaria Gran Ciudad Group pretende construir 1,300 departamentos para renta en plazas como la Ciudad de México, Monterrey y Querétaro, cuando menos.
Hugo Salvatierra Arreguín

Gran Ciudad Group incursionó por pri-mera vez en la construcción de depar-tamentos exclusivamente para renta en 2015. Arrancó con un proyecto de 204 unidades, gimnasio y alberca con jacuzzi, ubicado al sur de Monterrey, Nuevo León, y ahora pretende extenderse a plazas como la Ciudad de México, para lo que ya cuenta con una bolsa de 6,000 millones de pesos (mdp).

Este capital, proveniente del inversionista inmobiliario canadiense Ivanhoé Cambridge y de Citibanamex Afore, servirá para “levantar” aproximadamente 1,300 viviendas enfocadas en las clases medias, las cuales estarían en la propia Monterrey, además de Guadalajara y Querétaro, entre otras plazas. Hoy, la compañía está por cerrar la compra de terrenos para cuatro proyectos.

“La idea es construir un portafolio de largo plazo y de gran escala y, además, creemos que, si todo sale conforme al plan, vamos a ser capaces de seguir levantando más capital”, explica Alejandro Sánchez Ascencio, director general de Gran Ciudad Group.

La inmobiliaria tiene sobre la mesa la posibilidad de apalancar los 6,000 mdp para dar inicio a un plan todavía más ambicioso, el cual le permitirá contar con 12,000 mdp para alcanzar un portafolio de aproximadamente 4,000 departamentos en centros urbanos del país.

Pero la compañía, con sede en la Ciudad de México, no es la única que va por el mercado de renta. Actualmente hay en el mercado 5,067 departamentos en operación, 2,508 en construcción y 8,298 en predesarrollo, de acuerdo con cifras de la Asociación de Vivienda en Renta (Aver).

En el tablero participan jugadores como Nomad Living, Greystar, HASTA Capital y SíRenta. Esta última empresa juega también en el mercado bursátil, pues en 2017 levantó un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) por 2,000 mdp, que utiliza para la construcción de cinco edificios.

La vivienda en renta institucional no es un negocio de corto plazo, pero es lucrativo. Los retornos de un proyecto comienzan a llegar entre los años 10 y 12; los primeros tres se van en la compra de los terrenos, diseño, ingeniería de valor y construcción; luego viene, entre el año cuatro o cuatro y medio, la etapa del lease-up o estabilización, en el que se busca llegar a porcentajes de ocupación de 93 a 95%.

“Estamos en una buena situación. A los proyectos en funcionamiento les está yendo muy bien, con lo cual el mercado se siente muy tranquilo de [saber] que éste es un producto que funciona”, dice Francisco Andragnes, presidente de la Aver.

Mientras que en tiempos de incertidumbre económico baja el dinamisno de la vivienda en venta, como ocurre actualmente en el país, los productos para renta mantienen su atractivo; amén de que, en los últimos 20 años, la renta de vivienda ha crecido a la par o por encima de la inflación.

Una persona puede detener su intención de comprar una casa debido a una crisis financiera, pero siempre va a necesitar un lugar para rentar, suban o bajen las tasas de interés, argumenta Andragnes.

articleRead

You can read upto 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log-in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Septiembre - Octubre 2019