Con Sabor Dominicano
Forbes Centroamérica|Octubre 2019
Con Sabor Dominicano
Nestlé Dominicana comenzó a utilizar insumos de productores locales, quienes deberán contar con nueva infraestructura que les permita convertirse en proveedores más eficientes.
Felivia Mejía

VISIÓN. En septiembre de 2018 Pablo Wiechers tomó las riendas de las operaciones de Nestlé en República Dominicana, luego de trabajar por cinco años en la casa matriz en Suiza.

La multinacional de ali-mentos Nestlé aumenta el uso de ingredientes locales en la elabora-ción de los productos culinarios que comercializa en la isla, entre los que están sazonadores y lácteos. Esto, como una estrategia para conectarse con el consumidor del país.

Por ejemplo, reformuló la preparación de su sazonador para comidas marca Maggi para poder utilizar orégano cultivado en los campos de Quisqueya, el cual es único en el mundo, con la intención de agregar un sabor más acorde con el gusto local y una mayor calidad a su propuesta en ese competitivo mercado, afirma Pablo Wiechers, ceo de Nestlé para el Caribe latino. Actualmente la multinacional de alimentos utiliza al año más de 39 toneladas de este insumo.

De este modo, la compañía trata de volverse más competitiva en el mercado de sazonadores, el cual, en su subsegmento de caldos (cubos, polvo o líquido) registró en 2018 un valor de 105 millones de dólares (mdd), mientras que a nivel Latinoamérica asciende a 1,478 millones, de acuerdo con la agencia Euromonitor International.

Por otro lado, esta consultora especializada en mercados calcula que el nicho de hierbas y especies registró en la isla un valor de 2 mdd el año pasado, contra 697 mdd de todo el continente.

En el segmento de sazones en polvo, Nestlé lidera el mercado dominicano, mientras que en el de sopitas (caldos de pollo) ocupa el segundo lugar, indica Wiechers, un mexicano que lleva 16 años trabajando en la corporación con sede en Suiza.

En el mercado de cubitos, que según estimaciones de Nestlé tiene un valor de aproximadamente 100 mdd en la isla, el consumidor local cada vez busca más insumos saludables y que contengan ingredientes de su tierra.

“Uno de los segmentos de sopitas que pasa por su mejor momento es Maggi Mi Sabor, que está basada en productos naturales, como dicen las cocineras de acá, verduritas, que son fundamentalmente cilantro, un poco de orégano, pedazos de ajo y cebolla, y esta propuesta el consumidor la reconoce y la valora”, opina Wiechers.

Actualmente, la empresa compra orégano, harina de arroz y bija (achiote) al agricultor criollo, pero le ha sido complicado agregar otros más a su fórmula de sazonadores, ya que la agricultura local no cuenta en muchos rubros con la tecnología necesaria para proveer lo que demanda Nestlé.

NECESITAMOS ESOS PRODUCTOS [AJO Y CEBOLLA LOCALES] MÁS DESHIDRATADOS QUE FRESCOS Y PARTE DEL TRABAJO CON EL MINISTERIO DE AGRICULTURA ES HALLAR LA FORMA DE QUE ESO PASE

– PABLO WIECHERS, NESTLÉ CARIBE LATINO

Wiechers cree que lograr alianzas público-privadas que empujen la inclusión de más tecnología en el campo favorecerá a que la agricultura deje de ser una actividad tan artesanal como hasta ahora.

Indica que exploran junto con el Ministerio de Agricultura qué otros alimentos pueden utilizar, como el ajo, la cebolla y la sal, y que quienes los cultivan puedan proveerlos ya deshidratados.

“El reto está en que nosotros necesitamos esos productos más de corte deshidratado que fresco y parte del trabajo con el Ministerio de Agricultura es hallar la forma de que eso pase”, comenta puntual el ejecutivo.

Al año Nestlé fabrica alrededor de 285 millones de sazonadores, sopitas y sopas en polvo, de los cuales 40% se destina al mercado local y el resto lo exportan hacia el Caribe británico, Estados Unidos y Cuba.

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2019