El Nuevo Titán De La Vivienda
Entrepreneur en Español|Octubre 2018
El Nuevo Titán De La Vivienda

Mientras Geo, Urbi, Homex y Sare sufran una crisis que casi las desaparece, Vinte sorte la tormenta y, con innovacin continua, logr crecer y rebasar a su competencia.

Yanin Alfaro

Me dijeron que estaba loco, pero fue un éxito total porque la gente quería vivir bien.

Sergio Leal / Fundador y CEO de Vinte

Sergio Leal Aguirre siempre se ha enfrentado a los grandes. A los 12 años vendía jugos de toronja y competía con los vendedores profesionales. Luego, como estudiante de arquitectura, peleó por ganarse un lugar entre los gurús de la profesión. Y cuando decidió emprender, desafió a la empresa desarrolladora de vivienda en la que trabajaba y al resto de las compañías líderes.

A los 22 años tuvo la idea de construir un fraccionamiento residencial organizado en privadas, con reglas estrictas y que no compitiera por metros cuadrados sino por calidad de vida de sus habitantes, un lugar donde la gente viviera en comunidad, con accesos controlados, parques, áreas deportivas, zonas comerciales, e incluso escuelas. Esta idea la plasmó en su proyecto de tesis para graduarse como arquitecto de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y con ella cimentó lo que más tarde se convertiría en la desarrolladora de vivienda Vinte, que fundó y ahora dirige.

En su ideal de condominio había reglas para todo. “Les prohibía que pintaran de otro color, que pusieran calzones afuera, y si alguien rompía las reglas, había una multa. Había cero tolerancia.” Su razonamiento era que la gente quería vivir bien, con un reglamento, “sin huir del rottweiler del vecino que podría morder. La gente estaba ávida de reglas, pero nadie se las ponía”, afirma en entrevista el arquitecto originario de Mexicali, Baja California.

Con la confianza de que su proyecto tendría buen recibimiento en el mercado, lo presentó a los directivos de la desarrolladora de vivienda en la que trabajaba desde el tercer semestre de la carrera, pero la respuesta no fue la que esperaba. “Me dijeron que estaba loco, que no iba a vender nada, pero fue un éxito total porque la gente quería vivir bien”, recuerda Sergio.

Sergio piensa que existen dos tipos de personas: las azules, que son brillantes y soñadoras, y las rojas, que son inteligentes y estructuradas. Su mente azul, como él la autodefine, fue la que le hizo romper los esquemas de la industria inmobiliaria. “Cuando le dijeron ‘no’ a mi proyecto porque querían cantidad de casas y no calidad, platiqué con tres compañeros rojos porque quería contrapeso. Necesitaba un administrador que fuera rojo, un diseñador que fuera azul y otro rojo que hiciera la obra y que tuviera todo el tema de la gestión bajo control.”

Y es que siempre tuvo claro que “ningún azul emprende con sus ideas y ningún rojo hace negocios de largo plazo porque no tiene innovación”. Sabía que necesitaba tener equilibrio para hacerle frente a la competencia: Ara, Geo, Homex, Sare y Urbi, que estaban en auge luego del impulso que la administración de Ernesto Zedillo le dio a la vivienda a partir de 1994.

Entonces, en 1999, Sergio y sus socios dejaron la constructora donde trabajaban para iniciar su propia empresa, comprando un terreno cerca de la Ciudad de México para hacer realidad el proyecto. Todos los cofundadores tenían más edad y experiencia que él, y trabajaron sin recibir un sueldo durante seis meses, pero decidieron apostar por el concepto. “¿Cómo confiaron en un chavo de 27 años?”, se pregunta todavía. “Era un golpe muy grande de innovación.”

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories, newspapers and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Octubre 2018