Bestias del off-road

Automóvil Panamericano|Junio 2020

Bestias del off-road
En un mundo con tantos cambios, a veces conviene volver a los orígenes más ancestrales. Nuestros dos protagonistas representan el automóvil en su estado más primitivo pero que, aportando grandes y absurdas dosis de potencia, se convierten en juguetes irresistibles. No hay muchas actividades más divertidas que hacer de las pistas de tierra nuestro particular circuito de competencia.
STEFAN HELMREICH, J.I. EGUIARA

Las ideas sin ton ni son suelen ser muy oportunas, sobre todo cuando uno tiene la suerte de salir bien librado de ellas.Y esta era una de las más absurdas, y no habría podido materializarse si otros no hubiesen tenido antes otras similares. Con “los otros” nos referimos a los fa bricantes de Ford y AMG, dentro los cuales a alguien (probablemente después de tres o cuatro cervezas) se le ocurrió transformar un todoterreno en un deportivo. No porque tuviese sentido, sino simplemente porque era posible.

En este caso, el azar quiso que una idea alocada resultase tremendamente acertada. Así ocurrió en Affalterbach, donde en 1979 nació el potente todoterreno AMG 280 GE 5.6 Sport, del que (según se cuenta) no sobrevivió un solo ejemplar. Como muestran las imágenes en internet, tenía una tapicería de cuero rojo chillón, salpicaderas anchas y la rejilla de radiador de la serie codificada como 123… ¡dorada! No hay duda de que aquel monstruo de 300 HP representa uno de los capítulos más sombríos de la historia de AMG, pero fue, a su vez, un paso necesario para uno de sus mayores éxitos: hasta la fecha se han fabricado 12 versiones del AMG G, ascendiendo actualmente a casi un 50 por ciento en su paleta de modelos. ¡Así es, 50! Y, entre otras cosas, hay que agradecérselo a los (increíblemente disparatados) motores de 12 cilindros. Aunque generaban hasta 630 HP bajo el cofre trapezoidal, por desgracia han tenido que retirarse ahora por causas legales.

El propio modelo G habría corrido la misma suerte si Mercedes, contrario a la opinión de sus aficionados, no hubiese efectuado un cambio de modelo tras 39 años de fabricación. El nuevo G sigue teniendo la denominación W 463, lo que ya nos indica que no se ha modificado más de lo estrictamente necesario. Las bisagras exteriores, el claqueteo al cerrar las puertas, las cubiertas de los intermitentes… todas las marcas de estilo se han protegido tanto como el diseño, que no ha perdido las proporciones, a pesar de un aumento en las dimensiones.

Tradición y modernidad también conviven en paz y armonía en su interior. ¿Parabrisas vertical? ¡Presente! ¿Asientos como bancos de escuela? ¡También presentes! Lo único que no nos gusta son los adornos de fibra de carbono. ¿Qué será lo siguiente? ¿Un saco para la llanta de refacción con forma de manta eléctrica? Está claro que existen accesorios mucho más adecuados: ¿qué hay, por ejemplo, de un buen juego de tapetes de goma? O, más práctico aún: ¿una bandeja para la cajuela con dos alturas, para que las cuñas no ensucien el terciopelo?

articleRead

You can read up to 3 premium stories before you subscribe to Magzter GOLD

Log in, if you are already a subscriber

GoldLogo

Get unlimited access to thousands of curated premium stories and 5,000+ magazines

READ THE ENTIRE ISSUE

Junio 2020